Papa Francisco hace visita histórica a iglesia anglicana ‘All Saints’ de Roma

El papa Francisco hizo una visita histórica a la iglesia anglicana "All Saints" en Roma. (AP)

El papa Francisco hizo una visita histórica a la iglesia anglicana "All Saints" en Roma. (AP)

El papa Francisco hizo una visita histórica a la iglesia anglicana “All Saints” en Roma, la primera de un pontífice a este templo, para pedir a católicos y anglicanos que fortalezcan sus lazos y olviden las diferencias del pasado.

La de hoy fue una ocasión sin precedentes pues, tal y como recordó Francisco: “Por primera vez, un Obispo de Roma visita nuestra comunidad”.

“Es una gracia y también una responsabilidad: la responsabilidad de reforzar nuestras relaciones en alabanza de Cristo, al servicio del Evangelio y de esta ciudad”, dijo.

La visita del papa se produce cuando se cumplen 50 años del comienzo del diálogo entre católicos y anglicanos.

Esa fecha de especial relevancia sirvió al pontífice para animar a ambos a ser “discípulos cada vez más fieles a Jesús, cada vez más liberados de los respectivos prejuicios del pasado y cada vez más deseosos de rezar por y con los otros”.

Esas fueron algunas de las reflexiones que realizó Francisco durante la homilía que pronunció con motivo de la conmemoración del 200 aniversario del primer servicio litúrgico público anglicano que este templo romano ofreció a un grupo de residentes ingleses que vivían entonces en esta zona de Roma.

Durante la misa, el papa dirigió un mensaje a la comunidad anglicana y señaló que su labor puede ser vista como una “comunión verdadera y sólida” que “crece y se fortalece cuando actúa para quien tiene necesidad”.

“A través del testimonio acorde a la caridad, el rostro misericordioso de Jesús hace visible nuestra ciudad”, opinó.

Unidad y amor fueron dos palabras que estuvieron presentes en la homilía de Francisco y fueron utilizadas para reclamar una fraternidad cada vez mayor entre católicos y anglicanos.

El papa recordó que en el pasado “anglicanos y católicos se miraban con desconfianza y hostilidad”, algo que no ocurre ahora -celebró- pues ambos se identifican como “hermanos y hermanas en Cristo, mediante el bautismo común”.

“Como amigos y peregrinos deseamos caminar juntos, seguir juntos a nuestro Señor Jesucristo”, apuntó.

Francisco defendió la importancia de la reconciliación frente a las divisiones e hizo mención especial al valor de la humildad, concebida no solo “como bella virtud”, sino como “cuestión de identidad”.

Además, observó que es fundamental que los hombres tomen conciencia diariamente de que son “pecadores siempre necesitados de misericordia” y eviten así convertirse en “jarrones de arcilla”, llenos de “tesoros que se corrompen y se marchitan”.

“Si reconocemos nuestra debilidad y pedimos perdón, entonces la misericordia sanadora de Dios resplandecerá dentro de nosotros y será visible al exterior, los demás advertirán de algún modo, a través de nosotros, la belleza del rostro de Cristo”, expuso.

La celebración en esta parroquia anglicana situada en la céntrica calle del Babbuino comenzó con el saludo de bienvenida y la bendición del papa Francisco a una imagen de Cristo San Salvador.

Tras la homilía, Francisco mantuvo un diálogo con los miembros de la congregación, a quienes confesó que está estudiando realizar un viaje a Sudán del Sur.

Al término de las conversaciones, la comunidad anglicana entregó al papa algunos regalos, como varios ejemplares de la Biblia, unas mermeladas y una tarta.

Esta es la primera vez que un papa visita la iglesia anglicana “All Saints” en Roma.

En el pasado, san Juan Pablo II se desplazó hasta la catedral anglicana de Canterbury, en Londres, en mayo de 1982, mientras que Benedicto XVI estuvo en la Abadía londinense de Westminster en 2010.

El pasado 5 de octubre, el pontífice argentino y el primado de la Iglesia anglicana y arzobispo de Canterbury, Justin Welby, participaron en una ceremonia conjunta en la iglesia de San Gregorio al Celio, en Roma, en ocasión de la semana de oración por la unidad de los cristianos.

En aquella ocasión, Francisco y Welby firmaron una declaración conjunta en la que se manifestaba que “grandes avances se han cumplido en muchos aspectos que separaban” a ambas Iglesias.

“No obstante, nuevas circunstancias han provocado nuevos desacuerdos entre nosotros, particularmente las referentes a la ordenación de mujeres y otras recientes cuestiones relativas a la sexualidad humana”, señalaba la declaración.

RAMG

comentarios
CARGANDO...