Palestinos en Jerusalén reciben a Donald Trump con una huelga

Negocios de palestinos en Cisjordania y Jerusalén amanecieron cerrados en una huelga general (EFE)

Negocios de palestinos en Cisjordania y Jerusalén amanecieron cerrados en una huelga general (EFE)

Los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este amanecieron con tiendas, instituciones, escuelas y guarderías cerradas en apoyo a los presos en cárceles israelíes en huelga de hambre y coincidiendo con la llegada a la región del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El paro ha sido convocado por el Comité Nacional de Apoyo a los Presos palestinos en huelga y por las facciones políticas como parte de los actos de solidaridad que se vienen repitiendo desde que el 17 de abril cientos de reos en cárceles israelíes iniciaran un ayuno indefinido.

Jóvenes palestinos han bloqueado con piedras las entradas a la ciudad cisjordana de Ramala para impedir el acceso de vehículos. El Ministerio de Transportes palestino anunció un paro desde las 10.00 (8.00 GMT), que no incluye el transporte para facilitar el traslado de los palestinos a las protestas convocadas para este lunes en toda Cisjordania.

En los centros educativos han retrasado los exámenes programados para este lunes.

“Rechazamos la posición sesgada de Estados Unidos hacia la ocupación (israelí) y pedimos a la gente considerar el día de la visita de Trump un día de indignación popular”, pidieron los organizadores en el comunicado de la convocatoria.

Desde ayer, otros 200 presos, la mayoría del grupo islamista Hamás según el digital israelí Walla, se han unido a la huelga, en la que se han mantenido desde el inicio unos 1,300 reos según los palestinos y alrededor de 800 según el Servicio de Prisiones de Israel, de los más de 6,000 encarcelados.

El portavoz de la Comisión para Prisioneros y Exprisioneros de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Akrama Ayasa, declaró que la tensión en aumento ante la llegada de Trump podría facilitar la apertura de unas negociaciones sobre las demandas de los presos, que han comenzado a ser trasladados a centros hospitalarios por el deterioro de su salud, tras 36 días sin comer.

Los organizadores han convocado marchas y concentraciones durante todo el día, cuando tendrán lugar los encuentros de Trump con el presidente y primer ministro israelí, Reuvén Rivlin y Benjamín Netanyahu, respectivamente, así como mañana, cuando el estadounidense se reunirá con el presidente palestino Mahmud Abbas, en la ciudad cisjordana de Belén, y el resto de la semana.

HVI

comentarios
CARGANDO...