Pacientes con cáncer de colon reciben apoyo para obtener tratamiento

Imagen de pólipos en el colon (AP, archivo)

Imagen de pólipos en el colon (AP, archivo)

El cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer más agresivo, después del cáncer de pulmón y de estómago. El 80% de los pacientes se detecta en etapas avanzadas, por lo tanto, reduce sus posibilidades de recuperación.

Actualmente existen métodos para dar tratamiento, pero también para prevenirlo.

“Sabemos que hay una lesión pre maligna que en el 90% de los (casos de) cáncer colorrectales se presenta, que es la presencia de pólipos. Si nosotros quitamos un pólipo, eliminamos la posibilidad de que este paciente pueda desarrollar cáncer”, afirma Angélica Hernández, jefe de Endoscopía del INCAN.

A pesar de esto, hay pacientes que se resisten a recibir atención médica debido a los altos costos que esto representa.

“El tratamiento es caro porque hay que darles quimioterapia, radioterapia, cirugía y seguimiento después de la cirugía. Siempre hay ayuda, se cura la mayoría, pero deben buscar la prevención, no auto medicarse, si tienen sangrado no confundirlo con una enfermedad hemorroidal, si tienen diarrea no confundirlo con una infección intestinal. Deben de atenderse con el especialista”, explica Billy Jiménez, jefe de Coloproctología del Hospital General de México.

Organizaciones como la Fundación “Fomento de Desarrollo Teresa de Jesús” apoyan de manera integral a personas, sin seguridad social, que padecen cáncer gástrico o colorrectal y que son canalizados por hospitales del Sector Salud.

“El programa integral es: banco de medicamentos, esto quiere decir el apoyo con todas sus quimioterapias, las bolsitas para cuando quedan ostomizados, catéteres, el apoyo emocional, los grupos de apoyo donde se les dan talleres de diferentes cosas y clases y el programa de alimentación para que realmente lleguen a sanar y tener una calidad de vida fenomenal”, asegura María Teresa Zepeda, presidenta de la FUTEJE.

La Asociación Mexicana de lucha contra el cáncer tiene un programa específico en el que a través de alianzas con hospitales, especialistas, e incluso albergues y restaurantes, apoya a los pacientes que tienen que recorrer largas distancias para recibir atención médica.

“Tenemos que preocuparnos por esta gente que no tiene información, que no sabe a dónde ir, que está totalmente desorientada, le da miedo que le digan que tiene un cáncer y cuando se lo dicen no tiene recursos”, señala Mayra Galindo, directora general de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer.

Detectado y tratado a tiempo, el cáncer puede ser curable.

Con información de Farah Reachi

MLV

comentarios
CARGANDO...