ONU investiga ataque químico en Siria

Miles portestas por ataques con armas químicas en Siria.

Miles portestas por ataques con armas químicas en Siria. (Getty images)

La Comisión de la ONU que investiga los crímenes en el conflicto sirio dijo este martes que es “imperativo” que los autores de ataques con armas químicas sean juzgados, tras un supuesto nuevo bombardeo de este tipo en la provincia de Idleb.

Tras condenar los ataques contra la localidad de Khan Sheikhoun, al sur de Idleb (noroeste de Siria), los comisionados de la ONU indicaron que las informaciones recibidas dan cuenta de un gran número de víctimas, incluyendo niños, y que los datos preliminares apuntan a la utilización de armas químicas ante tal hecho Rusia negó ser responsable.

“La Comisión está actualmente investigando las circunstancias que rodean este ataque, incluido el supuesto uso de armamento químico y el ataque posterior de un hospital donde fueron heridas personas que recibían tratamiento”, dijeron en un comunicado.

Ambos hechos, de ser verificados, constituyen crímenes de guerra y suponen graves violaciones de los derechos humanos, indicaron.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 58 personas, entre ellas once menores de edad, perecieron en ese supuesto ataque aéreo químico en Khan Sheikhoun.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado en el pasado que se investigue el uso de armas químicas en Siria y se establezcan responsabilidades.

Naciones de otras partes del mundo condenaron el ataque contra la población civil en Siria.

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas tiene actualmente una misión trabajando en Siria, para la cual la Comisión de la ONU pidió “apoyo total”, de forma que pueda investigar también estos últimos graves incidentes.

Esas indagaciones se realizan en paralelo con las que efectúa la Comisión de la ONU, creada hace cinco años y medio para investigar y documentar las atrocidades perpetradas por los dos bandos en la guerra civil de Siria.

Este conflicto ha causado ya más de 320,000 muertos, según estimaciones conservadoras, y ha provocado que cerca de la mitad de la población del país -unos doce millones de personas- abandonen sus hogares para convertirse en desplazados internos o refugiados.

La Comisión extendió sus condolencias a las familias de este último ataque y deseó una pronta recuperación a los heridos.

HVI

CARGANDO...