#NoEsDeHombres, campaña que muestra el hostigamiento sexual en el Metro

La campaña #NoEsDeHombres rechaza el acoso sexual en el transporte público y le muestra a los usuarios lo que experimentan las mujeres al ser hostigadas en el Metro. (YouTube)

La campaña #NoEsDeHombres rechaza el acoso sexual en el transporte público y le muestra a los usuarios lo que experimentan las mujeres al ser hostigadas en el Metro. (YouTube)

Todos los días, nueve de cada 10 mujeres son víctimas de algún tipo de violencia sexual en el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) de la Ciudad de México.

Ya sea por miradas morbosas o “arrimones” que pretenden confundirse con el poco espacio libre debido al exceso de pasajeros.

“Estaba muy lleno el Metro y el chico se encimó mucho en mí y le dije ¿Qué onda, por qué no te quitas? Y ya no contestó y un chavo se interpuso entre nosotros para hacer la barrera entre los dos”, relató Claudia, pasajera del Metro.

En el Metro, las mujeres también se enfrentan a tocamientos descarados.

“Una vez traía un traje, un conjunto de falda y sentí una mano hasta adentro”, afirmó Rosario, pasajera.

Pero ahora las cosas han cambiado, los acosados también son los hombres.

Se trata de una campaña implementada por ONU Mujeres y el Gobierno de la Ciudad de México titulada #NoEsDeHombres, que rechaza el acoso sexual en el transporte público.

En un asiento del Metro “exclusivo para hombres” se moldeó un cuerpo masculino incluyendo los genitales para que los pasajeros ocupen ese lugar y se den cuenta de la incomodidad y la agresión que viven diariamente las mujeres  que abordan el Metro.

Como parte de la iniciativa, se colocó un letrero que dice: “Es molesto viajar aquí, pero no se compara con la violencia sexual que sufren las mujeres en traslados cotidianos”.

Los pasajeros, captados en video, reaccionaron de diferentes formas.

 

A otros los trataron de obligar a sentarse entre empujones, como si se tratara de una broma. Finalmente hubo algunos pasajeros que ocuparon el lugar sin darse cuenta y se mostraron molestos.

En un segundo experimento, los encargados de la campaña proyectaron, en las pantallas del Metro, los glúteos de algunos pasajeros que esperaban en el andén.

Al darse cuenta que todos los observaban, los pasajeros se sintieron agredidos y se taparon manifestando su enojo por ser exhibidos en público.

La campaña busca crear conciencia entre los usuarios de lo que sienten las mujeres al ser hostigadas en el Metro.

Con información de Santos Briz

LHE

 

 

comentarios
CARGANDO...