‘Nadie nos advirtió del peligro de un alud’, dicen sobrevivientes de hotel en Italia

Miembros del equipo de Cuerpo de Rescate de Montaña trabajan en el área donde un alud de nieve golpeó el hotel Rigopiano, dejando enterrados a decenas de personas. (AP)

Dos de los once sobrevivientes del hotel del centro de Italia sepultado la semana pasada por un alud afirmaron que nadie les “advirtió del peligro de avalancha” y confirmaron que los huéspedes, “asustadísimos”, esperaban “en el vestíbulo la llegada del quitanieves” para poder dejar el lugar.

Así lo han declarado hoy Giorgia Galassi y Vincenzo Forti, sobrevivientes del hotel Rigopiano, en la localidad de Farindola (centro de Italia), que el 18 de enero quedó sepultado por un alud, posiblemente como consecuencia de los terremotos -cuatro de magnitud superior a 5 en la escala de Richter- que sacudieron la zona.

La pareja había decidido pasar unos días de descanso en este hotel situado bajo el macizo del Gran Sasso a 1,200 metros de altura.

Los dos han comparecido hoy en una rueda de prensa en la que han relatado que lograron sobrevivir bebiendo la nieve que tenían a su alrededor cuando quedaron atrapados en el interior del hotel.

“Cuando se sucedieron los terremotos, estábamos todos asustadísimos y nos juntamos en el vestíbulo para esperar la llegada del quitanieves”, recordó Galassi.

“Nadie nos advirtió del peligro de alud, pensábamos que se trataba de un terremoto muy fuerte”, añadió.

La pareja permaneció más de 50 horas atrapados hasta que fueron rescatados el viernes por los equipos de emergencia que desde hace una semana tratan de buscar a los desaparecidos.

“Los bomberos nos rescataron extrayéndonos por los pies”, explicó Galassi.

Próximos a la pareja se encontraban Francesca Bronzi, otra de las once sobrevivientes, y su novio fallecido, Stefano Feniello, a quien en un primer momento se le incluyó por error en la lista de los vivos.

A Bronzi, de 25 años, el alud la pilló sentada en un sofá que tras el impacto volcó completamente y le sirvió de escudo ante los escombros que se desprendían del techo.

Bronzi había regalado un viaje a su pareja, Stefano, por su 28 cumpleaños, según recogen los medios locales.

Hoy, Brozi ha contado a un programa de televisión que aún no logra recuperarse del trauma.

“Solo recuerdo oscuridad, frío y mucho polvo. Después oí a los bomberos que nos llamaban. No nos dejaron ni un momento. Desde que nos oyeron gritar, no nos dejaron ni un momento, aunque fuera solo para hacernos compañía, para hacernos escuchar una voz”, contó.

Los equipos de rescate siguen excavando en el hotel en busca de las 4 personas que aún permanecen desaparecidas: el balance provisional confirmado por Protección Civil es de 25 muertos y 11 sobrevivientes.

RAMG

comentarios
CARGANDO...