Atuneras se oponen a decreto de parque nacional en Islas Revillagigedo

Archipiélago de Revillagigedo, uno de los últimos santuarios de vida marina

Archipiélago de Revillagigedo, uno de los últimos santuarios de vida marina. (Noticieros Televisa)

El próximo 27 de noviembre podría decretarse el Parque Nacional del Archipiélago de Revillagigedo. “El Archipiélago de Revillagigedo es la joya de la corona de las aguas marinas mexicanas y es muy importante que quede bajo alguna categoría de protección como lo es el parque nacional. Sería el primer parque en México con zona de exclusión de pesca”, dice Mario Gómez, de la Coalición en Defensa de los Mares.

Se trata de una iniciativa que celebró la reconocida oceanógrafa Sylvia Earle, fundadora de Mission Blue: “Quiero felicitar y apoyar a celebrar el anuncio sobre la protección de las Islas Revillagigedo. Este es un paso muy importante. Esto debería haber sucedido hace mucho tiempo. La protección de este sitio es una gran señal de compromiso del Gobierno y del pueblo de México”.

Mario Gómez, de la Coalición en Defensa de los Mares de México, advierte que existen fuertes presiones para evitar el decreto del área marina protegida con zona de exclusión de pesca, la más grande de México y una de las más grandes del mundo.

“Hay presiones, desde luego, seguramente la industria pesquera se va a amparar a la hora que surja el decreto. Nosotros tenemos pensado que el decreto va a salir a finales de noviembre”.

Con el cobijo de la Comisión Nacional de Pesca, empresas atuneras como Grupo Mar y Grupo Pinsa se oponen al Parque Nacional de Revillagigedo.

“En México hay cuatro industrias o cuatro empresas que se dedican a la pesca del atún aleta amarilla y alrededor de 60 palangreros que están de alguna manera devastando la zona de Revillagigedo”, afirma Mario Gómez, de la Coalición en Defensa de los Mares.

La industria atunera pesca alrededor de 108 mil toneladas anuales y en Revillagigedo se pesca el 5.7 por ciento del total de su captura.

La zona marina de Revillagigedo beneficiaría a la industria pesquera sustentable, por el llamado efecto de “desborde”, que hace que la biomasa se extienda afuera de las áreas protegidas, donde está permitida la pesca.

“La visión de ellos es pescar hoy y no pescar para mañana. Hay que hacerles entender esa necesidad obligada de tener reservados esos espacios, pues para las pesquerías mismas a futuro”, señala Mario Gómez, de la Coalición en Defensa de los Mares.

El proyecto de decreto de Parque Nacional del Archipiélago de Revillagigedo comprende un polígono marino protegido con zona de exclusión de pesca de 14 millones 186 mil hectáreas.

Con información de Alberto Tinoco

MLV

CARGANDO...