Migrante vive en un árbol en Tijuana, en espera de cruzar a EU

Guillermo dice que cuando duerme trata de no moverse para evitar caer, con un plástico se cubre del sol o de la lluvia; "Quiero ver a mi niña en Estados Unidos", dice Guillermo. (Noticieros Televisa)

Guillermo dice que cuando duerme trata de no moverse para evitar caer, con un plástico se cubre del sol o de la lluvia; "Quiero ver a mi niña en Estados Unidos", dice Guillermo. (Noticieros Televisa)

 

Guillermo Sotelo es un migrante que vive en un árbol mientras espera cruzar la frontera.

Es originario de Querétaro y vivió 10 años en Santa Ana, California, en Estados Unidos, pero hace unos meses fue deportado.

El árbol en donde estableció su casa se encuentra cerca del cruce fronterizo de San Isidro en Tijuana, Baja California.

“Si me quedo acá abajo, la Policía lo molesta a uno y nos llevan 36 horas a la cárcel, 36 horas o 24 horas, por eso decidimos hacer la casita arriba porque aquí no se ve, si estamos abajo nos llevan y si estamos arriba no nos alcanzan a ver”, dijo Guillermo Sotelo, migrante.

Una colchoneta con cobijas cuelgan del árbol.

Guillermo dice que cuando duerme, trata de no moverse para evitar caer. Con un plástico se cubre del sol o de la lluvia.

“Un amigo me heredó el árbol, pero se enfermó y se fue al hospital, luego a su casa y me lo dejó, y aquí estoy cuidando la casa, aquí estoy viviendo yo”, relató.

Son alrededor de 60 personas las que viven y duermen en la calle Melchor Ocampo, en la zona centro de Tijuana.  La mayoría son deportados o personas que, en su intento por cruzar la frontera, han caído en la indigencia y en las adicciones. Limpian vidrios en las esquinas para sobrevivir y a veces reciben donaciones de ropa y comida.

Guillermo ha intentado regresar a Estados Unidos en varias ocasiones para reunirse con su hija y su esposa.

“Se me puso muy difícil porque en ese entonces es cuando se puso la otra cerca de Estados Unidos, voy a intentar otra vez, tengo que volver a hacerlo”, dijo Guillermo.

En esa misma calle también está el Desayunador Salesiano, del padre Chava que, hasta hace unos días, estaba saturado por los haitianos que llegaron ahí.

“Aunque se dice que las políticas son duras, la situación de la gente latina supera por mucho toda cuestión de tipo legal y son capaces de cruzar por donde se puede y lo hacen, el dato que teníamos es de 65 mil personas deportadas el año pasado y la misma cantidad regresa”, aseguró Felipe de Jesús Fernández, responsable del desayunador.

Guillermo se ha propuesto la meta de cruzar a EU y, dice que, tiene que lograrla aunque en el intento se le vaya la vida.

“Quiero ver a mi niña en Estados Unidos”, dijo Guillermo Sotelo, migrante.

Con información de Guadalupe Madrigal

LHE

 

 

CARGANDO...