Michel Temer niega haberse reunido con Odebrecht para pactar sobornos

Michel Temer, presidente de Brasil.

Michel Temer, presidente de Brasil. (Getty Images)

El presidente de Brasil, Michel Temer, negó este jueves haber estado en una reunión en la que Odebrecht acordó supuestamente un millonario pago de sobornos a su partido en 2010, aunque admitió haber participado en un encuentro con representantes de la constructora.

“Eso jamás ocurrió”, señaló Temer en un video publicado en su cuenta de Twitter respecto a la supuesta reunión para hablar de sobornos. En la grabación, el mandatario califica de “mentira” la denuncia hecha por un ex ejecutivo de Odebrecht en su colaboración con la Justicia.

La empresa está envuelta desde hace tiempo en varios escándalos de corrupción en una decena de países de la región.

El ex ejecutivo Márcio Faria sostiene que Temer participó en 2010, junto con el ex ministro Henrique Eduardo Alves y el ex parlamentario Eduardo Cunha, en una reunión en la que la constructora acordó el pago de 40 millones de dólares para su partido, el conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

El soborno debía garantizar que Odebrecht obtenga una licitación con la petrolera estatal Petrobras.

“No tengo miedo de los hechos, nunca lo tuve. Lo que me causa repulsión es la mentira”, dice Temer en el video de poco más de un minuto.

“Es un hecho que participé en una reunión, en 2010, con uno de los representantes de una de las mayores empresas del país”, agrega el mandatario.

“La mentira es que en esa reunión yo haya oído referencias a valores económicos o negocios oscuros de la empresa con políticos”, asegura el mandatario.

Henrique Eduardo Alves fue ministro de Turismo de Dilma Rousseff (2011-2016) y de Temer. Tuvo que renunciar al cargo poco después de que Temer asumiera la presidencia interina en 2016 después de ser implicado en la causa anticorrupción “Lava Jato”.

Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados, fue condenado hace dos semanas a 15 años de prisión por “Lava Jato“.

La declaración de Faria forma parte de los testimonios de 78 ejecutivos de Odebrecht dados a la Justicia brasileña a cambio de beneficios en sus propios juicios, las llamadas “delaciones premiadas”.

La Corte Suprema brasileña retiró el secreto judicial y difundió esta semana buena parte de esos testimonios, grabados en video en los meses pasados, apuntando al “interés público”.

Los detalles de las denuncias de Odebrecht causaron un nuevo terremoto político esta semana en Brasil, un país sacudido desde hace años por varios escándalos de corrupción.

Las revelaciones de la compañía eran conocidas desde hace tiempo como “la delación del fin del mundo”, por el potencial explosivo que se les supone para revelar la magnitud de la corrupción en las altas esferas del poder político en el país.

La Corte Suprema autorizó investigaciones contra más de 100 políticos, más de 70 de ellos aforados. En el grupo están entre otros ocho ministros de Temer y los cinco ex presidentes brasileños vivos.

Odebrecht protagoniza un escándalo de corrupción que se extiende por todo el continente. La compañía admitió en diciembre haber pagado más de 785 millones de dólares desde 2001 en una decena de países latinoamericanos.

Las investigaciones contra Odebrecht forman parte de la megacausa conocida como “Lava Jato” (“Lavado de autos”) en Brasil, que investiga una trama de corrupción en Petrobras.

FJMM

CARGANDO...