Merkel insta a autoridades musulmanas a denunciar al islam violento

(AP)

(AP)

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió que “el islam no es la causa del terrorismo, sino una interpretación desviada del islam” y pidió a las autoridades religiosas islámicas marcar esa diferencia y distanciarse del yihadismo.

Merkel hizo estas declaraciones al intervenir en la jornada clave de la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), a la que asiste también el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y donde defendió la necesidad de la cooperación “internacional y multilateral” para luchar contra la “amenaza asimétrica” del terrorismo islamista.

“No es el islam la causa del terrorismo, sino una interpretación desviada del islam”, afirmó la canciller tratando de subrayar una diferenciación que se está poniendo en duda en algunos sectores a ambos lados del Atlántico.

Por eso, instó a “las autoridades religiosas del islam para que se posicionen con palabras claras sobre la diferenciación entre islam pacífico y el terrorismo en nombre del islam ya que eso no lo podemos hacer los no musulmanes como las autoridades islámicas”.

La canciller defendió “las estructuras multilaterales e internacionales”, y citó la Unión Europea (UE), la OTAN, la ONU y el G20 (grupo de países desarrollados y emergentes), como instrumentos para resolver “los retos de hoy”, que “no se pueden resolver por un sólo país”.

“Tengo la convicción profunda de que la actuación conjunta nos hace más fuertes”, manifestó la jefa del Gobierno alemán.

Merkel reconoció que, en la actualidad, las estructuras multilaterales no son “suficientemente eficientes” y abogó por reforzarlas y mejorarlas, en lugar de caer en el “proteccionismo y el aislamiento”.

“Estoy convencida de que merece la pena luchar por las estructuras multilaterales en la comunidad internacional, pero en muchos ámbitos debemos mejorarlas”, indicó.

Entre las instituciones que precisan de reformas, Merkel se centró en la UE y reconoció los fallos en la construcción de la moneda única que provocaron la crisis de la deuda, evidenciada con la crisis de los refugiados.

Con respecto a la OTAN, la canciller subrayó que Alemania se comprometió en 2014 con sus socios a elevar, en una década, su presupuesto militar hasta el 2% y aseguró que su Gobierno hará “todos los esfuerzos” precisos porque está “comprometido con ese objetivo”.

Además, destacó la “gran preocupación” que le supone el hecho de que Rusia haya violado el principio de la integridad territorial, a su juicio, uno de los pilares sobre los que se ha construido la “seguridad y la paz” en Europa durante las últimas décadas.

En este sentido, reconoció que le gustaría tener “relaciones razonables” con Rusia, pero dijo que esto resulta imposible desde que Moscú se anexionó Crimea de forma ilegal.

Pese a sus reticencias con Rusia, la canciller abogó por aferrarse a la “esperanza” del acuerdo de paz de Minsk ya que este acuerdo “es lo único que tenemos por el momento”.

Merkel reconoció los problemas en la implementación de Minsk, bloqueado desde hace meses por las diferencias entre Rusia y Ucrania.

Con respecto a Moscú, la jefa del Gobierno alemán también sugirió que la cuestión de la ciberactividad sea incluida en las conversaciones que mantienen Rusia y la OTAN.

LHE

 

 

comentarios
CARGANDO...