Merkel califica de inaceptables las manifestaciones violentas contra el G20

Policía alemana, cañón de agua, manifestantes, Cumbre del G20, Alemania

La policía usa un cañón de agua para retirar de las calles a los manifestantes en la Cumbre del G20 que se realiza en Alemania. (EFE)

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó las manifestaciones violentas contra la cumbre del G20 de Hamburgo, que calificó de “inaceptables”, y lamentó las agresiones sufridas por la Policía en los disturbios registrados desde ayer jueves.

“Las manifestaciones violentas ponen en peligro vidas humanas”, dijo en una comparecencia ante los medios la líder alemana anfitriona de la reunión de los líderes de las principales potencias industriales y países emergentes.

Merkel agradeció la labor desarrollada por los agentes y expresó asimismo su “comprensión” hacia las manifestaciones de signo pacífico que se desarrollan estos días en Hamburgo.

Un total de 159 agentes resultaron heridos en los disturbios que se registran desde ayer en Hamburgo, donde se suceden las protestas y los intentos de bloqueo contra la cumbre, que se cerrará mañana.

Fuentes policiales informaron de que también se ha producido el lanzamiento de cohetes pirotécnicos contra un helicóptero policial y de cócteles molotov contra los agentes.

Las autoridades de Hamburgo negaron en cambio que se hayan planteado siquiera la posibilidad de apoyo militar, después de que se difundiera en redes sociales una foto de tres tanques patrullando la ciudad.

La situación empezó a empeorar ayer, al detectarse la presencia de un millar de encapuchados en la manifestación de la izquierda radical convocada bajo el lema “Welcome to hell”, tras lo que los antidisturbios hicieron uso de cañones de agua a presión para dispersarlos.

Los altercados se prolongaron ayer hasta pasada la medianoche y se reprodujeron a primera hora de la mañana de este viernes, horas antes de la apertura formal de la cumbre.

Grupos de hasta 200 manifestantes protagonizaron sentadas para tratar de bloquear los accesos al centro de congresos donde tiene lugar la cumbre, mientras la Policía hacía de nuevo uso de cañones de agua a presión y cargas con porras.

Hubo acciones de sabotaje también en vías de tren, destrucción de mobiliario urbano y quema de automóviles aparcados.

Los manifestantes lanzaron objetos contra el dispositivo policial que protege uno de los hoteles donde se alojan varias delegaciones, entre ellas las de los presidentes ruso, Vladímir Putin, ysurcoreano, Moon Jae-in.

La esposa del presidente de Estados Unidos, Melania Trump, se vio obligada a permanecer en la residencia donde se aloja durante su estancia en Hamburgo, al considerarse que había problemas para su seguridad.

RAMG

CARGANDO...