Merkel afirma que Helmut Kohl fue un ‘golpe de suerte’ para Alemania

Angela Merkel, canciller de Alemania, con un saco rojo

Angela Merkel, canciller de Alemania (Getty Images)

La canciller de Alemania, Angela Merkel, afirmó que Helmut Kohl, quien murió a los 87 años, fue un “golpe de suerte” para el país y supo aprovechar la “oportunidad histórica” de la caída del muro de Berlín para impulsar la reunificación, “la mayor obra de arte política”.

En una comparecencia ante los medios desde la sede del partido de ambos, la Unión Cristianodemócrata (CDU), Merkel aseguró que el excanciller Kohl percibió con “inteligencia” que las protestas prodemocráticas en la entonces Alemania comunista suponían una “oportunidad histórica” que había que aprovechar.

Kohl, agregó, supo hacer avanzar la reunificación de las dos alemanias a nivel interno, pero también en coordinación con los socios internacionales de la República Federal, “en sintonía” con el resto de países, para evitar recelos y confrontaciones.

“Fue la mayor obra de arte política. Así Kohl se convirtió en un golpe de suerte para nosotros, alemanes”, resaltó la jefa del gobierno germano y presidenta de la CDU.

A juicio de Merkel, todo lo que ha sucedido desde la reunificación alemana en 1991 “no hubiera sido nunca posible sin Helmut Kohl”.

La canciller destacó los logros de este “gran alemán y gran europeo” que tanto influyó en la reunificación de Alemania y en la integración de Europa, dos procesos políticos que para Kohl estaban “inseparablemente ligados”.

“Quedará en nuestra memoria como un gran europeo y como canciller de la unidad” alemana, manifestó Merkel.

“Helmut Kohl también ha cambiado mi trayectoria política de forma decisiva”, reconoció la canciller, en referencia a su infancia y juventud en la Alemania oriental: “Yo estoy personalmente agradecida por la existencia de Helmut Kohl”.

Kohl, canciller entre 1982 y 1998, murió hoy a los 87 años en su casa de Ludwigshafen, suroeste de Alemania, tras casi una década apartado de la actividad pública.

Los mensajes de pésame se produjeron de inmediato en toda la clase política, encabezada por el presidente del país, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, quien como la canciller destacó su papel de artífice de la reunificación alemana y su condición de firme europeísta.

“Fue un político y un estadista excepcional”, indicó Steinmeier, quien, al igual que Merkel, le calificó de “golpe de suerte” para Alemania, que supo ganarse la confianza de los líderes de todo el mundo apuntalado en su “instinto político” y “experiencia”.

 

LSH

 

comentarios
CARGANDO...