#Brexit

May buscará una ‘relación especial’ con la UE en economía y seguridad

Theresa May ante el Parlamento. (Reuters)

Theresa May, primera ministra británica, anuncia en el Parlamento la entrega de la carta que activa el Artículo 50 del Tratado de Lisboa. (Reuters)

La primera ministra británica, Theresa May, afirma en la carta que envió al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que espera forjar una “relación especial” con el bloque común en economía y seguridad.

“El Reino Unido quiere acordar una relación especial y profunda con una Unión Europea sólida”, dice la misiva, que subraya que “es necesario acordar los términos de la futura relación al mismo tiempo que los de la separación de la Unión Europea”.

En la misiva, entregada por el embajador británico en la UE, Tim Barrow, May anuncia la intención del Reino Unido de abandonar la Unión Europea y la Comunidad Europea de la Energía Atómica.

Tim Barrow entrega la carta para activar el Artículo 50 a Donald Tusk. (Reuters)
El representante de Reino Unidos en la UE, Tim Barrow, entrega la carta para activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. (Reuters)

El representante de Reino Unidos en la UE, Tim Barrow, entrega la carta para activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. (Reuters)

“El Gobierno quiere iniciar estas negociaciones con ambición, dando a los ciudadanos y empresas del Reino Unido y la Unión Europea -y, sin duda, de terceros países en todo el mundo- tanta certidumbre como sea posible, tan pronto como sea posible”, señala la primera ministra.

La conservadora jefa de Gobierno insiste en la carta en que el Reino Unido no buscará continuar siendo un miembro del mercado único, dado que “comprende y respeta” que la UE le exigiría en ese caso mantener la libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales.

“Debemos recordar que en el centro de estas negociaciones están los intereses de todos nuestros ciudadanos”, recalcó la primera ministra.

May insistió en que espera llegar a un “acuerdo temprano” sobre los derechos de los comunitarios que viven en el Reino Unido y los británicos en el resto del continente, al tiempo que traslada a Bruselas su intención de “trabajar unidos” para “minimizar las dificultades” a ambos lados del Canal de la Mancha.

El Reino Unido hará especial hincapié en establecer un “amplio acuerdo en seguridad” con los 27 socios comunitarios tras su salida, así como en crear un entorno favorable para construir una nueva relación comercial con la UE.

“Entendemos que habrá consecuencias para el Reino Unido al dejar la Unión Europea: sabemos que perderemos influencia sobre las normas que regulan la economía”, admite May.

“También sabemos que las compañías británicas, para comerciar dentro de la UE, se tendrán que alinear con las normas acordadas por instituciones de las que ya no forman parte, tal como hacen en otros mercados internacionales”, recalca.

Londres también traslada a Bruselas su interés en establecer un periodo de transición para evitar que una ruptura abrupta de las relaciones que constituya un “precipicio” para las empresas y los individuos.

“Las personas y las empresas en ambos lados, en el Reino Unido y la Unión Europea, se beneficiarían de un periodo de implementación que permita un ajuste suave y ordenado a las nuevas disposiciones”, indica la primera ministra.

El artículo 50 del Tratado de Lisboa, el mecanismo que hoy activó May para iniciar la desconexión del Reino Unido del bloque comunitario, prevé que las negociaciones de dos años se centrarán en las condiciones del divorcio.

Activación del Artículo 50. (AP)
Un pastel del Independence Party celebra la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa. (Ap)

Un pastel del Independence Party celebra la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa. (Ap)

La jefa de Gobierno, sin embargo, insiste en su misiva en la necesidad de convenir al mismo tiempo la futura relación bilateral.

“Proponemos un amplio y ambicioso acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea. Este acuerdo debería tener mayor alcance y ambición que ningún pacto similar hasta ahora y cubrir sectores cruciales para nuestras economías, como los servicios financieros”, afirma.

CARGANDO...