Marisela Tovar Arroyo llega a México; habla de su experiencia en Despierta

Marisela Tovar Arroyo en la mesa de Despierta con Loret

Marisela Tovar Arroyo en la mesa de Despierta con Loret. (Twitter, @NTelevisa_com)

Marisela Tovar Arroyo, ciudadana méxico-venezolana, llegó a la Ciudad de México tras una estancia en la embajada de México en Venezuela, cuando se dijo amenazada y perseguida por el régimen de Nicolás Maduro.

En entrevista para Despierta con Loret, Marisela Tovar Arroyo aseguró que el gobierno la quería “para doblar” a su hermano, el activista y escritor Gustavo Tovar Arroyo.

Tovar Arroyo destacó que su hermano es un fuerte opositor al régimen, por lo que la asociación que dirige, Manos Libres, ha sufrido persecuciones, entre las que subrayó que a “un muchacho que trabaja con él, velador, estuvo detenido tres años con evidencia falsa, porque no hacía nada, ni siquiera iba a las marchas”. Recordó, también, que la directora de la fundación tuvo que salir “por la persecución”.

Marisela Tovar afirmó que se enteró de que iban a detenerla “de casualidad”, porque “teníamos a este muchacho preso y había que llevarle comida, cosas básicas”.

Dijo que, junto con ella, “la tía de mis hijos adoptó a un grupo de muchachos y les llevaba comida a la cárcel; ella es la voz de este muchacho y me transmite sus necesidades, pero las ocupaciones diarias me hacían difícil llegar a la cárcel y pues esta señora era mi contacto”.

Abundó que “los muchachos salieron el 1 de enero, después de tres años sin juicio, y ella me anuncia que iba para Miami, porque ya no tenía nada que hacer, y cuando ella estaba en el avión, cuando el avión ya iba a arrancar, lo pararon y la bajaron. La detuvieron y no sabíamos dónde estaba”.

Eso encendió las alertas para ella, que también apoyaba a los presos, por lo que tomó la decisión de ir a la sede diplomática. “Cuando llego a la embajada de México, no sé cómo explicar que andes con tu mochila, tu cartera, que te paren y te acusen de terrorista, cuando uno trata de hacer lo mejor. Que te lleguen y no sepas si van a respetarte”.

Dijo que mientras estuvo en la embajada tuvo poco contacto humano, porque “conversaba muy poco con las personas que están allí. Ellos trabajan desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche y me pidieron prudencia, así que casi no salía de la habitación que ocupaba”.

Finalmente, Marisela Tovar Arroyo dijo: “Yo quisiera que Maduro reflexionara, porque la gente busca comida en la calle; la gente se muere al lado tuyo porque no hay medicina. Gobierno, tienes que sincerarte y decir ‘vamos a dialogar’, pero no se puede buscar un diálogo cuando insultas a la persona con la quieres dialogar”.

 

 

 

tfo

CARGANDO...