Madrid restringe por primera vez uso del auto para disminuir contaminación

Un auto ecológico da vuelta a la fuente de la Cibeles en Madrid, España

La ciudad de Madrid vivió hoy una restricción del tráfico debido a los altos niveles de contaminación, en una medida inédita en España y que sólo será aplicada, por el momento, en esta jornada.

El Ayuntamiento de la ciudad estableció el miércoles esta restricción que hoy afectó a todos los vehículos de motor con matrículas pares, que no pudieron acceder a la ciudad, salvo en casos excepcionales.

La propia Corporación decidió hoy levantar estas restricciones, al menos para viernes y sábado, dado que bajó el nivel de alerta, si bien se seguirá limitando, como desde hace días, el aparcamiento en el centro de la ciudad para los no residentes en esas áreas.

Aunque la novedosa regulación de hoy prevé muchas excepciones, se trata de una medida que generó no pocas incertidumbres a los madrileños y a los residentes en la ciudad, en general muy apegados al uso del automóvil particular para transitar sin limitación alguna.

La restricción se puso en marcha en medio de las fiestas navideñas, cuando se incrementa el uso del vehículo privado para acudir a realizar compras, y en la víspera del inicio de un fin de semana previo al fin de año en el que se producen millones de desplazamientos con origen o destino Madrid.

Ello provocó no pocas quejas entre algunos sectores del comercio, que consideran que la medida no anima a los ciudadanos a comprar en una de las semanas de mayor consumo en el país.

Desde las 06.30 de la mañana (05.30 GMT), sólo los autos con matrícula impar (porque el día de hoy, 29, es impar) podían transitar por el centro de la ciudad; esto es, la zona rodeada por la llamada “M-30”, una carretera de circunvalación que facilita las entradas, salidas y el tránsito interior de Madrid.

No obstante, las restricciones no afectaron a los automóviles con al menos tres pasajeros, autobuses, taxis, motocicletas, servicios esenciales y aquellos vehículos que son comerciales, que no son contaminantes (eléctricos, híbridos), o que están habilitados para personas con algún tipo de discapacidad.

Junto a la restricción referida a la matrícula -que ya resulta habitual en capitales como París, Roma, Bogotá o la Ciudad de México-, por las vías de acceso a Madrid no se puede circular a más de 70 kilómetros por hora y el aparcamiento en el centro está prohibido a los no residentes.

Esta medida, histórica en una ciudad como Madrid, se tomó debido a que un anticiclón, infrecuente en fechas navideñas, contribuyó a aumentar los niveles de óxido de nitrógeno hasta cotas que afectan a la salud de los ciudadanos, según las autoridades municipales.

Según informaron a Efe fuentes del Ayuntamiento, el transporte funcionó con absoluta normalidad a primeras horas de esta mañana y la Policía municipal había empezado a sancionar a quienes incumplieron la nueva normativa.

La decisión fue tomada por el gobierno municipal que lidera la coalición izquierdista “Ahora Madrid” y forma parte de las medidas que este grupo aplica desde que llegó al gobierno hace más de año y medio para mejorar la movilidad en esta ciudad de casi 4 millones de habitantes, favorecer el transporte público y reducir la contaminación.

La alcaldesa, Manuela Carmena, ordenó también, de manera inédita durante las Navidades, el cierre parcial al tráfico de una de las principales arterias del centro de Madrid, la Gran Vía, en una controvertida decisión que, según el ayuntamiento, podría culminar con la transformación definitiva de la calle en zona peatonal.

comentarios
CARGANDO...