#Migración #Trump

Llega grupo de mexicanos deportados a Sonora

En México los migrantes deportados no saben a dónde ir, la mayoría no tiene dinero, otros dejaron a sus familias (Gettyimages/Archivo)

En México los migrantes deportados no saben a dónde ir, la mayoría no tiene dinero, otros dejaron a sus familias (Gettyimages/Archivo)

Desde hace cuatro años, José, originario de Los Mochis, Sinaloa, vivía en Phoenix, Arizona, pero por una infracción de tránsito lo perdió todo: ropa, pertenencias y ahorros. Fue deportado solamente con un short y sandalias.

“No sé, quisiera trabajar, no tengo ni dinero. Es difícil aquí volver a entrar, es difícil, me dicen que vaya por otra frontera, pero no tengo dinero”, explicó José.

José forma parte de un grupo de migrantes que, en las últimas horas, fueron deportados desde Arizona, por Nogales, Sonora.

El grupo estaba conformado por 73 migrantes, quienes “van a estar trayendo poco a poco. Es por las órdenes del nuevo presidente, eso es por lo que están deportando a la gente”, comentó Hilda Esther, encargada de albergue Juan Bosco.

Fabián fue deportado de Tucson, Arizona, y hoy está separado de su esposa y cinco hijos.

“Estamos separados, mi esposa viene de Phoenix. Yo vivo allá desde el 93 y es algo muy difícil estar separado de la familia”, comentó Fabián.

“Estaba en mi casa, a las 5 am llegó migración a sacarlo y pues se me hace muy feo eso porque mis hijos miran la situación y ellos se ponen con miedo”, comentó la esposa de Fabián.

El albergue Juan Bosco, en Nogales, tiene 35 años atendiendo migrantes; hoy saben que por las nuevas disposiciones del Gobierno de Estados Unidos pueden ser rebasadas ante el aumento de las deportaciones.

“Estamos atendiendo a ahorita a los migrantes que son repatriados por la patrulla fronteriza y a los migrantes que vienen en tránsito”, dijo Juan Francisco Loureiro, fundador del albergue Juan Bosco.

Ya en México, los migrantes deportados no saben dónde ir, la mayoría no tiene dinero, otros dejaron a sus familias y no saben si regresar a su tierra; incluso algunos llegan enfermos y esperan que alguien les tienda la mano.

Con información de Erika Palma 

MAP/RMT

comentarios
CARGANDO...