Líderes del G7 disfrutan de Mozart, Vivaldi y Morricone en Taormina, Italia

Líderes G7, concierto, Teatro Antiguo, Taormina, Italia

Los líderes del G7 se sientan para escuchar un concierto en el Teatro Antiguo de Taormina en la ciudadela siciliana de Taormina, Italia

Al atardecer y con el Etna de fondo, los líderes del G7 y sus respectivas parejas disfrutaron de un concierto en el teatro griego de Taormina, con piezas célebres de Mozart, Vivaldi o Ennio Morricone y puso el broche final a la primera jornada del encuentro.   

Este espacio arqueológico, que corona la espectacular ciudad siciliana de Taormina, acogió así a los líderes del grupo de las siete democracias más industrializadas del planeta: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

Un escenario de excepción, desde el cual puede apreciarse la bahía que se abre frente a la escarpada Taormina, la “Perla del Jonio”, así como el imponente volcán Etna, que se liberó a última hora de la tarde de las nubes en las que estuvo envuelto todo el día.

En sus gradas, en primera fila, estaban, entre otros, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con su esposa Melania, y también el de Francia, Emmanuel Macron, con la suya, Brigitte Macron, las que quizá hayan sido las parejas más esperadas de la cumbre.

Entre el público también pudo verse a la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, o al de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La Orquesta Filarmónica de la Scala de Milán interpretó bajo la batuta del surcoreano Myung-Whun Chungy dos piezas de Antonio Vivaldi, para después dar paso a otras de Wolfgang Amadeus Mozart y de Benedetto Marcello.

El programa incluyo también la banda sonora de la película “The Mission” (1986), compuesta por  Ennio Morricone, y puso el broche a la tarde con la célebre “Cavalleria Rusticana” que Pietro Mascagni dedicó a “la bella Sicilia”.

Antes de proceder con la pieza final, el director surcoreano se dirigió al público para asegurar que cuando los compositores “sueñan con la música, solo tienen el objetivo, un mensaje que llevar: es el amor profundo por la Humanidad”.

Tras el concierto, muy aplaudido, los líderes del G7 y sus cónyuges se dirigieron al Hotel Timeo, al que accedieron por sus frondosos jardines para ser recibidos por el presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, que ofreció una cena.   

El jefe del Estado italiano agradeció a los asistentes su “paciente búsqueda de consenso” y les instó a dar “respuestas ambiciosas al terrorismo”.

 

RAMG

 

comentarios
CARGANDO...