Levantan campamento de protesta contra el oleoducto Dakota Access

El campamento había sido el hogar de los manifestantes durante casi un año en su intento por frenar la construcción del oleoducto Dakota Access.

El campamento había sido el hogar de los manifestantes durante casi un año en su intento por frenar la construcción del oleoducto Dakota Access. (Getty Images)

El último de los opositores al oleoducto Dakota Access salió este miércoles de su campamento de protesta antes de que venciera el plazo impuesto por el gobierno para que partieran de esas tierras federales, y las autoridades arrestaron a nueve personas que desafiaron la orden.

El campamento había sido el hogar de los manifestantes durante casi un año en su intento por frenar la construcción del oleoducto. Algunos de los últimos vestigios ardieron en llamas cuando los ocupantes prendieron fuego a las viviendas improvisadas de madera como parte de una ceremonia de despedida.

Muchos de los manifestantes se alejaron de forma pacífica, pero la policía comenzó a arrestar a los que se quedaron más de una hora después de que venció el plazo. Las autoridades llevaron cinco vagonetas de gran tamaño al lugar.

Los manifestantes detenidos estaban en un grupo de hasta 75 personas que comenzaron a mofarse de los agentes, dijo el teniente Tom Iverson, de la Patrulla de Carreteras de Dakota del Norte. Indicó que fueron arrestados por no obedecer las órdenes de la policía.

Horas antes, cerca de 150 personas marcharon codo a codo al salir del lodoso campamento, cantando y tocando tambores mientras caminaban por una autopista. Se desconoce hacia dónde se dirigían. Uno de los manifestantes llevaba una bandera estadounidense invertida.

Las autoridades enviaron autobuses para trasladar a los manifestantes a Bismarck, donde se les ofreció ropa limpia, un boleto de autobús a casa y cupones de alimento y hospedaje.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército impuso el plazo, e indicó que existe la amenaza de que haya inundaciones al llegar la primavera.

En el punto más álgido de las protestas, el lugar conocido como Oceti Sakowin albergó a miles de personas, aunque su población se redujo a tan solo un par de cientos luego de que la disputa se trasladó a los tribunales.

El campamento se ubica en terrenos federales en Dakota del Norte, entre la Reserva Standing Rock de los indígenas sioux y la ruta del oleoducto que la empresa Energy Transfer Partners, con sede en Dallas, está por finalizar. Una vez concluido, el proyecto trasladará petróleo a través de Iowa y las Dakotas hasta un punto de embarque en Illinois.

Algunos de los manifestantes restantes se enfocaron en salir de los terrenos federales y lejos de la planicie inundada para asentarse en otros campamentos, dijo Phyllis Young, una de las líderes.

“Los campamentos continuarán”, subrayó. “La libertad está en nuestro ADN y no tenemos otra opción que seguir la lucha”.

FJMM

comentarios
CARGANDO...