Leopoldo López saluda a una multitud de seguidores desde su casa

El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López (Reuters)

El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López (Reuters)

El opositor venezolano Leopoldo López saludó este sábado desde dentro de su residencia en Caracas a la que llegó esta madrugada tras recibir una medida de arresto domiciliario quele sacó de la prisión militar en la que estaba recluido desde febrero de 2014, con una condena de casi 14 años de cárcel.

Leopoldo López saluda a simpatizantes en Caracas, Venezuela (Reuters)
Leopoldo López saluda a simpatizantes en Caracas, Venezuela (Reuters)

Leopoldo López saluda a simpatizantes en Caracas, Venezuela (Reuters)

El primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, apenas terminaba de leer una carta ante los periodistas escrita por López cuando este se asomó desde uno de los muros del recinto de su casa con una bandera de Venezuela que besó y agitó.

Leopoldo López agita una bandera de Venezuela (Reuters)
Leopoldo López agita una bandera de Venezuela (Reuters)

Leopoldo López agita una bandera de Venezuela (Reuters)

El exalcalde de Caracas, de 46 años, recibió la “medida humanitaria” de casa por cárcel por su “situación de salud”, indicó en un comunicado el máximo tribunal.

La medida fue acordada por el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, quien decidió evaluar el caso “en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades” en la distribución del expediente y por información recibida sobre la “situación de salud” del político, agregó el escrito.

La oposición ha pedido la liberación de decenas de activistas que consideran prisioneros políticos como condición para iniciar conversaciones encaminadas a resolver una crisis política que ha dejado más de 90 muertos y cientos de heridos. López, el más prominente y desafiante de los que estaban tras las rejas, siempre fue visto como la última persona que probablemente pudiera salir de la cárcel en caso de cualquier capitulación del gobierno.

“Esta es una capitulación importante del gobierno venezolano”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch. Dijo que es una señal de que las masivas protestas callejeras, así como los llamados de los líderes democráticos de toda América Latina para poner fin a la represión, están teniendo “un impacto”.

Gobiernos extranjeros y grupos de los derechos humanos han criticado desde hace mucho tiempo la detención de López por razones políticas y uno de los fiscales del caso _que más tarde solicitó asilo en Estados Unidos_ dijo incluso que el gobierno le ordenó arrestar a López a pesar de la falta de pruebas. El juez en el caso fue sancionado posteriormente por el gobierno de Barack Obama.

Tras conocerse la noticia, decenas de seguidores de López, dirigentes políticos, activistas de derechos humanos y periodistas se concentraron a las puertas de la casa del opositor, en el vecindario exclusivo de los Palos Grandes, en el este de la capital.

Hace dos semanas, Lilian Tintori, esposa del dirigente, difundió un video en el que se escucha una voz, que presuntamente es la de López, gritando a distancia desde su celda “¡me están torturando, denuncien!”. Las autoridades no respondieron sobre la denuncia.

Con información de EFE, AP y Reuters

HVI

CARGANDO...