Laguna de Valle de las Garzas en Colima, en riesgo de desaparecer

La Laguna de Valle de las Garzas es una de las reservas de mangle más grandes en Colima.

La Laguna de Valle de las Garzas es una de las reservas de mangle más grandes en Colima. (Twitter @PROFEPA_Mx, archivo)

En Colima, la Laguna de Valle de las Garzas ubicada en el centro de la actividad comercial, turística y portuaria de Manzanillo, es una de las reservas de mangle más grandes en la región que está en riesgo de desaparecer.

El complejo lagunar de 180 hectáreas, se ha convertido en un tiradero de basura.

“Lo que hemos detectado es que son varias las descargas que llegan a la laguna”, señaló Hugo Herrera Mier, presidente del Patronato del Parque Metropolitano de Manzanillo Valle de las Garzas.

El Patronato del Parque Metropolitano de Manzanillo impulsa un proyecto que permita el rescate de la laguna, sin embargo, el deterioro del entorno y la falta de recursos económicos retrasa los trabajos.

“Los olores que se desprenden en tiempo de sequía en ciertas zonas son muy molestos, entonces ya desde ahí no es posible hacer un proyecto de ese tamaño con descargas de aguas negras o con una planta de tratamiento”, explicó Hugo Herrera Mier, presidente del Patronato del Parque Metropolitano de Manzanillo Valle de las Garzas.

Este año, la cantidad de aves migratorias que solían refugiarse en la laguna durante el invierno, se redujo drásticamente por los altos índices de contaminación.

“Que las aguas negras que descargan ahí sean tratadas realmente y que evitemos que el crecimiento del mangle sea desordenado, debe de haber un orden hasta en el crecimiento del mangle, porque eso puede también secar la laguna”, indicó el vicealmirante Alejandro Miranda Oceguera, director general de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo.

Una de las acciones emergentes que intentan resolver la problemática en este cuerpo de agua, es la construcción de un bordo sobre el cauce del río Punta de Agua, que permita frenar el arrastre de sedimentos hasta la laguna.

“Precisamente como es una curva donde cambia mucho la dirección del río, por la margen derecha de este, tiende a pegar el agua, en el temporal de lluvias y erosiona demasiado el terreno natural, ocasionando que todo ese azolve que se desprende vaya a parar a la laguna”, señaló Ernesto Paulino Santana, subdirector técnico de la Conagua en Colima.

El 2 de febrero de cada año es el Día Mundial de los Humedales, una fecha en la que diversos organismos oficiales y organizaciones no gubernamentales, realizan actividades encaminadas a crear conciencia sobre el valor de los humedales para la humanidad.

Con información de Bertha Reynoso.

Rar

CARGANDO...