La OCDE prevé modesto repunte global por impulso fiscal

De acuerdo con la OCDE, el crecimiento global estaría vinculado al impulso fiscal en Estados Unidos. (Getty Images)

De acuerdo con la OCDE, el crecimiento global estaría vinculado al impulso fiscal en Estados Unidos. (Getty Images)

El crecimiento global repuntará ligeramente al 3.3% este año y 3.6% el próximo, impulsado por el estímulo fiscal en las principales economías, especialmente Estados Unidos, pero la incertidumbre política y la vulnerabilidad financiera amenaza esta “modesta recuperación económica”, indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En su revisión intermedia del informe semestral de Perspectivas de la OCDE, presentado en Washington y que mantiene sus pronósticos de noviembre, el organismo recalcó que, aunque “la confianza ha aumentado, el consumo, la inversión, el comercio y la productividad distan de ser fuertes”.

Estados Unidos, la primera economía mundial, se espera que crezca 2.4% en 2017 y 2.8% en 2018, respaldada por la “anticipada expansión fiscal” del gobierno del presidente Donald Trump y una demanda doméstica apoyada en el “gradual repunte de la producción energética y las presiones salariales al alza”.

En la zona euro, la OCDE prevé que se continúe al ritmo “moderado” actual del 1.6% en 2017 y 2018, gracias al estímulo monetario y un “modesto apoyo fiscal en los próximos años”.

Alemania sigue a la cabeza de las tres grandes economías del euro, con un crecimiento estimado del 1.8% este año y 1.7% el próximo, mientras que será menor en Francia (1.4% en ambos años) e Italia (1% en 2017 y 2018).

“Hay señales alentadoras de que la inversión de las empresas se puede estar fortaleciendo, pero el alto nivel de créditos morosos y un mercado laboral aún débil en algunos países de la zona frena las perspectivas”, se destaca en el informe, que subraya que la tasa de desempleo en el euro aún supera el 9 por ciento.

Por lo que se refiere a China, el gran motor de crecimiento global de los últimos años, se calcula que prosiga su gradual desaceleración y se expanda un 6.5% este año y un 6.3% el próximo, tras el 6.7% de 2016.

La economía china, según la OCDE, se encuentra inmersa en “una serie de necesarias transiciones, incluido el cambio hacia los servicios y el consumo internos, el ajuste de varias industrias pesadas, encarar el exceso de oferta de vivienda y asegurar que el progreso del crédito es sostenible”.

Por su parte, las perspectivas en el Reino Unido continúan a la baja, con una expansión prevista del 1.6% este año y del 1% en 2017, a medida que el “repunte de la inflación comienza a pesar en los salarios reales y el consumo”, y la inversión empresarial “se debilita en medio de la incertidumbre acerca del futuro de sus relaciones comerciales” por el desenlace del Brexit (salida de la Unión Europea).

Finalmente, la OCDE expresa preocupación por la “desconexión” entre los mercados financieros y los fundamentos económicos, al comentar el alza sostenida en las Bolsas europeas y estadounidenses en los últimos meses.

“La mejoría en la confianza de los mercados contrasta con el continuado bajo crecimiento del consumo y la inversión, que sigue bastante por detrás de previas recuperaciones, y la ralentización en el crecimiento de la productividad junto con la persistente desigualdad de ingresos”, precisó el informe.

La OCDE, fundada en 1961 y con sede en París, agrupa a 35 países miembros de todo el mundo con la misión de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social del mundo, y a ella pertenecen las naciones más desarrolladas y otras emergentes como México, Chile y Turquía.

 

 

tfo

CARGANDO...