Justicia francesa no retira ‘Paris Match'”, denunciada por sus fotos de un atentado

Atentado terrorista, Niza, Fiesta Nacional, francia

Atentado terrorista perpetrado en Niza con un camión, el pasado 14 de julio 2016, durante el día de la Fiesta Nacional francesa. (AP)

El Tribunal de Gran Instancia de París decidió no retirar de la venta el semanario “Paris Match” que salió a los quioscos con unas fotos del atentado yihadista perpetrado en Niza con un camión el pasado 14 de julio, día de la Fiesta Nacional francesa.

La corte anunció, no obstante, que queda prohibida toda nueva difusión de ese número de la revista con imágenes sobre ese ataque, en el que fueron asesinadas 86 personas y 450 resultaron heridas, según informó la emisora “France Info”.

La Fiscalía de París se había alineado con las asociaciones de víctimas que reclamaban la retirada inmediata de la venta de la edición de la revista “Paris Match” y pedía además la prohibición de su último número en todos los formatos posibles.

La primera cámara civil del tribunal prohibió “toda nueva publicación” de dos de las fotos utilizadas por el semanario, por considerar que suponen una agresión contra la dignidad humana, según el diario “Le Parisien”.

Dado que el número en litigio está ya en venta, los jueces estimaron que no sería eficaz retirar de los quioscos los ejemplares todavía por vender, agregó.

El procedimiento fue desencadenado por la Federación Nacional francesa de Víctimas de Atentados y de Accidentes Colectivos (FENVAC), al reclamar la intervención del Ministerio Público para impedir la divulgación de las imágenes del atentado por “Paris Match”.

La FENVAC denunciaba, asimismo, el uso ilícito de dichas imágenes que están bajo secreto del sumario, lo que llevó a la fiscalía a abrir también hoy una investigación sobre la eventual “violación de secreto y de instrucción y receptación”.

El semanario publicó varias instantáneas procedentes de los videos grabados el año pasado por las cámaras de vigilancia instaladas en el Paseo de los Ingleses de Niza (sureste de Francia), cuando un terrorista arrolló con un camión a los espectadores de los fuegos artificiales que celebraban allí el 14 de julio.

Horas antes de que el tribunal se pronunciase, el Sindicato Nacional de Periodistas (SNJ), principal confederación del sector en Francia, estimó que “la libertad de informar debe primar” y
consideró “peligroso para la libertad de información” que el juzgado pudiese “animar la reclamación” de las asociaciones.

“Las fotos incriminadas no permiten la identificación de las víctimas” y su carácter informativo es “indiscutible”, como testimonio del horror de un acto bárbaro cometido contra una población civil es indiscutible, resaltó en un comunicado.

El sindicato recordaba, asimismo, que incautar un número y retirarlo de la venta “es un procedimiento rarísimo”, al que prácticamente no se recurría desde la época de la guerra de Argelia, hace más de cincuenta años.

También antes de la vista, el secretario general de la FENVAC, Stéphane Gicquel, lamentaba en “France Info” que “Paris Match” hubiese expuesto “fotos robadas del dossier judicial que muestran todo el horror” del atentado y acusaba al semanario de utilizarlas por mero “interés mercantil”.

Recalcaba igualmente que dichas imágenes atentaban contra “la dignidad de las víctimas y de sus allegados”, lo que negó el director de la publicación, Olivier Royant, quien aseguró que la revista quiso, por el contrario, rendir homenaje a las víctimas, en vísperas de que se cumpla un año del atentado, y conservar la memoria de lo ocurrido.

Para Royant y sus abogados, las imágenes divulgadas son suficientemente borrosas o están tomadas a tanta distancia que impiden identificar a nadie.

RAMG

comentarios
CARGANDO...