Jorge Glas se aferra a la vicepresidencia de Ecuador tras ser destituido

Jorge Glas sigue siendo vicepresidente de Ecuador

Jorge Glas, exvicepresidente de Ecuador. Reuters

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, despojado de sus funciones tras criticar al mandatario Lenín Moreno, aseguró este jueves que seguirá en el cargo “hasta terminar el mandato”, pese a denunciar una “retaliación política” en su contra.

“Soy vicepresidente electo, constitucional de la República y yo terminaré mi mandato. Con o sin funciones, seguiré trabajando”, aseguró en una breve declaración a la prensa.

Glas, vicepresidente desde 2013, precipitó el miércoles la primera crisis en el recién instalado gobierno de Lenín Moreno, al publicar una dura carta con una larga lista de reproches contra el mandatario, que respondió este jueves apartando al vicepresidente de las funciones que le había asignado.

“Es una clara retaliación política por actuar conforme a lo que me dicta mi consciencia. Desde el día de ayer me siento liberado porque he tenido que presenciar por dos meses cómo comienza a desmontarse nuestra revolución”, declaró.

En el poder desde el 24 de mayo, Moreno apartó a Glas de sus funciones al frente de la millonaria reconstrucción de las zonas arrasadas por el terremoto de abril del año pasado, que dejó más de 600 muertos. También le retiró sus responsabilidades en los sectores productivo y tributario.

Glas, acusado por la oposición de estar involucrado en varios casos de corrupción, denunció que la medida de Moreno obedece a “pedidos” de la oposición y las grandes empresas, con los que según él el mandatario se habría aliado.

Al ser elegido por voto popular, el vicepresidente no puede ser destituido por el mandatario. La única vía para suspenderlo del cargo es a través de un juicio político desde la Asamblea (de mayoría oficialista), que rechazó tal posibilidad hace dos semanas.

Al final de su comparecencia, el vicepresidente mostró una copia plastificada del decreto de Moreno y aseguró que lo colgará “en la pared de su casa”. Horas antes, aseguró que no pretende conspirar contra Moreno ni generar inestabilidad política.

De esta forma, Glas se alineó con el exmandatario Rafael Correa en la disputa que divide al oficialismo.

Moreno y Glas fueron elegidos para un período de cuatro años con la promesa de continuar con las políticas de izquierda que trazó Correa, radicado temporalmente en Bélgica.

FJMM

comentarios
CARGANDO...