Jeff Sessions da respiro a Trump, de acuerdo con Fernández de Castro

Rafael Fernández de Castro en Despierta con Loret

Rafael Fernández de Castro en Despierta con Loret. (Twitter, @NTelevisa_com)

La comparecencia del fiscal general de Estados Unidos, Jess Sessions, ante el Comité de Inteligencia del Senado, “le pone un poco de tierrita al tema” de la interferencia rusa en las elecciones y las posibles conexiones de la campaña de Donald Trump con funcionarios rusos, de acuerdo con Rafael Fernández de Castro.

El internacionalista reconoció, en la mesa de Despierta con Loret, que Sessions “no soltó nada, es un viejo lobo de mar que fue senador por más de 20 años”, por lo que “sabe cómo son esas comparecencias”.

Desde la perspectiva de Fernández de Castro, a Sessions “lo trataron bien los republicanos, pero duro los demócratas. Al final, el presidente del Comité le dijo que quedaron complacidos y que aclaró que no tuvo nada que ver con Rusia, pero la lectura demócrata es de frustración, porque cada vez que le preguntaron sobre las afirmaciones de Comey, respondió que no podía contestar; es un viejo lobo de mar”.

Sin embargo, afirmó Rafael Fernández de Castro, “no todo está tranquilo en la Casa Blanca, porque tienen 12 abogados trabajando en el tema”.

Además, la posición de Sessions ante el Senado enfría un poco el tema del impeachment a Donaldr Trump, consideró el internacionalista, porque “hasta que los republicanos no abandonen el barco de Trump no podemos hablar de juicio político”.

Por lo pronto, Robert Mueller, el fiscal especial para investigar el tema de Rusia, “empieza a construir equipo, aunque la semana pasada se filtró que Trump puede despedirlo”. Ese movimiento, sin embargo, “nos haría recordar el jueves trágico de la despedida del fiscal especial del caso Nixon”.

De cualquier manera, “hay 12 abogados con sus dagas, evitando que se acerquen a Trump, quien se ha envalentonado y responde agresivamente”.

Rafael Fernández de Castro alertó, sin embargo, que “si sobreviene un atentado terrorista, le daría a Trump la oportunidad de no tener ataduras, y él quiere ser un Vladimir Putin o un Erdogan en Estados Unidos, y el pueblo estadounidense le daría lo que quiere para que gobierne como autócrata si sobreviene un ataque. El ambiente no está para esto y ya sabemos cómo reacciona Trump”.

 

 

 

 

tfo

CARGANDO...