Irlanda del Norte no logra acuerdo para formar Gobierno; Londres dará alternativas

El ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire. (Getty Images)

El ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire. (Getty Images)

El ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, planteará mañana “las alternativas” para Irlanda del Norte ante el fracaso de los partidos de esa provincia para formar Gobierno, una vez que este lunes expiró el plazo de las negociaciones.

Brokenshire compareció en rueda de prensa después de que los principales partidos norirlandeses superaran hoy sin éxito el plazo establecido para formar un Ejecutivo de poder compartido en Belfast tras las elecciones autonómicas celebradas el pasado 2 de marzo.

El ministro conservador dijo que mañana martes expondrá en la Cámara de los Comunes británica las opciones que afronta la provincia, si bien descartó la celebración de otras elecciones y se prevé que anuncie una prórroga para las negociaciones.

Brokenshire apuntó las “diferencias significativas” que aún existen entre las formaciones mayoritarias, Partido Democrático Unionista (DUP) y Sinn Féin, como causa de que no se haya logrado un nuevo Gobierno autonómico de poder compartido.

El ministro compareció a las puertas de Stormont -la sede del parlamento norirlandés- al poco de expirar el plazo fijado para que esas formaciones eligieran un ministro principal y un viceministro.

“Es extremadamente decepcionante que no se haya formado un Ejecutivo y esto ocasionará consternación entre toda la comunidad”, afirmó.

Brokenshire dijo que ahora queda un “margen temporal corto para resolver los problemas pendientes y para que se forme un Ejecutivo” e indicó que, tras haber hablado con los líderes políticos, “existe un abrumador deseo” de que exista un “Gobierno autónomo estable y sólido”.

Pese a que durante las últimas tres semanas de negociaciones se han realizado “progresos sobre varios frentes”, el ministro británico observó que “todavía siguen existiendo diferencias significativas entre los partidos políticos, en particular sobre los asuntos relacionados con la cultura y la identidad”.

La cámara norirlandesa se encuentra suspendida desde el pasado enero, después de que el recientemente fallecido Martin McGuinness, exministro principal e histórico dirigente del partido republicano Sinn Féin, dimitiera de su cargo y el Gobierno británico se viera obligado a convocar elecciones anticipadas, que se celebraron el pasado día 2.

Esos comicios pusieron fin a la mayoría unionista de Stormont al recortarse de diez a uno el número de escaños de ventaja que tenía hasta entonces el DUP sobre el Sinn Féin, con lo que la formación unionista pierde su poder de veto en algunos asuntos.

La líder del DUP, Arlene Foster, acusó hoy al rival republicano Sinn Féin de actuar de manera “inflexible” para superar las diferencias.

Los republicanos, por su parte, quieren que este partido aparte temporalmente a su líder, mientras una investigación determina su implicación es un escándalo financiero en la política de energías renovables del anterior Ejecutivo de Belfast.

Ese caso provocó la dimisión de Martin McGuinness en enero y días después anunció también que abandonaba la política al padecer amiloidosis, una rara enfermedad degenerativa que le causó la muerte el día 22.

Foster declaró hoy que no cree que otros comicios puedan resolver la situación en la provincia.

“Nos preguntamos si el Sinn Féin era serio a la hora de alcanzar un acuerdo en este momento. Estamos decepcionados de que el Sinn Féin no llegara a las conversaciones con el mismo espíritu con el que nosotros acudimos a las conversaciones”, añadió.

 

AAE

comentarios
CARGANDO...