#Terrorismo

Investigan si autor del ataque en Westminster se radicalizó en prisión

La gente sostiene una pancarta durante la 'Vigilia de la Unidad' contra el racismo y la islamofobia en reacción al ataque del miércoles en Londres. (AP)

La gente sostiene una pancarta durante la 'Vigilia de la Unidad' contra el racismo y la islamofobia en reacción al ataque del miércoles en Londres. (AP)

El terrorista detrás del ataque de Westminster buscó ayuda profesional para controlar sus graves problemas de ira e incluso llegó a decir a sus allegados que soñaba con matar a alguien, mientras la Policía señaló que Khalid Masood, al parecer, actuó solo.

A medida que se conocen más detalles de la vida del autor del peor atentado terrorista en Londres en más de una década, se ha llegado a saber que uso varios alias y que ha tenido condenas por violencia y posesión de armas.

Funcionarios de inteligencia están examinando si el atacante de Westminster, que se había convertido al Islam, lo hizo en la cárcel.

Investigaciones de la Sociedad Henry Jackson sugieren que los conversos musulmanes son cuatro veces más propensos a cometer delitos de terror que los nacidos en la religión.

Aquellos que conocían a Khalid Masood, también conocido como Adrian Russell Ajao y Adrian Elms, sostienen que era un personaje “preocupado”, cuyo comportamiento volátil y temperamento violento causaron alarma.

Un ex amigo describió como Masood le puso un cuchillo contra la garganta en el 2000 y dijo: “Quiero un poco de sangre, quiero un poco de sangre, quiero matar a alguien”.

Lee Lawrence, de 47 años, señaló a The Daily Telegraph que “Después de que él se calmó un poco, estaba diciendo ‘¿Qué he hecho?, ¿qué estoy haciendo?, voy a buscar ayuda, sólo quiero sangre o quiero matar a alguien'”.

Entre las autoridades crece el temor de que haya sido preparado para el extremismo durante su tiempo en prisión, luego de que un amigo de la infancia afirmó que se convirtió al Islam y cambió su nombre a Khalid Masood.

El hombre de 52 años cumplió su condena por asaltar a Piers Mott, quien quedó con una herida de tres pulgadas en la mejilla y necesitó 20 puntos de sutura después del ataque en un estacionamiento del pub en East Sussex.

La repentina conversión religiosa de Masood aumenta las preocupaciones de que los criminales están siendo influenciados por yihadistas que están en prisión, algo que el gobierno de Londres admitió que era un “problema creciente” el año pasado.

Mark Ashdown le comentó al periódico ‘The Sun’ que conocía a Masood bajo el nombre de Adrian Elms, y describió cómo había cambiado durante su tiempo en la cárcel.

“Cuando salió por primera vez me dijo que se había convertido al Islam en la cárcel y pensé que estaba bromeando y luego lo vi más tranquilo y mucho más serio”, añadió Ashdown.

Nacido en Gran Bretaña el 25 de diciembre de 1964, en Kent, al sudeste de Inglaterra, su nombre de nacimiento era Adrian Russell Ajao.

Cuando era niño, Adrian Ajao -como entonces era conocido- era un alumno popular que “le gustaba ir de fiesta” y era un entusiasta jugador de fútbol, ​​ex compañero de clase de la escuela secundaria Stuart Knight.

Su primera condena -por daños criminales- fue en noviembre de 1983, cuando tenía 19 años. A esto le siguieron las condenas por agresiones, que incluyeron ofensas corporales graves, posesión de armas ofensivas y delitos de orden público.

Su condena más reciente fue en diciembre de 2003 por la posesión de un cuchillo, indicó la Policía, sin embargo, no había sido acusado de ningún delito de terrorismo.

La agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico, afirmó que el ataque fue perpetrado por uno de sus “soldados”, pero eso no significa necesariamente que el grupo tenga conexiones directas con Masood, a quien no mencionó.

El miércoles pasado, el terrorista atropelló con un vehículo todoterreno a la multitud que caminaba por el puente de Westminster y después apuñaló a uno de los agentes que custodiaba la entrada del Parlamento británico, antes de ser abatido por los agentes.

Con información de Notimex

LHE

 

CARGANDO...