Autoridades del BCE están divididas sobre compras de activos

BCE, dividido sobre compras de activos

BCE, dividido sobre compras de activos. (Getty Images/Archivo)

Las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) acordaron el mes pasado extender su programa de compras de activos pero la decisión de mantener indefinidamente la medida de estímulo pareció originar un acalorado debate, según mostraron el jueves las minutas de la última reunión del organismo.

Tras haber alineado el veloz crecimiento económico con una inflación anémica en la zona euro, el BCE optó el mes pasado por reducir el volumen de sus compras de activos y extender el programa por nueve meses más, un tipo de estímulo más moderado que busca mantener una sólida expansión y al mismo tiempo alimentar las presiones inflacionarias.

Los mercados rápidamente aplazaron cualquier previsión de un alza de tasas de interés hasta fines del 2019, al interpretar la decisión de octubre como una promesa de que los estímulos económicos continuarán aplicándose, en lugar de considerar el recorte de las compras de deuda como un ajuste monetario.

Si bien la extensión por nueve meses del esquema a compras de 30,000 millones de euros mensuales tuvo un amplio apoyo, el relato del encuentro indica que las autoridades del BCE debatieron una serie de alternativas y estuvieron lejos de ser unánimes en la idea de mantener el programa de manera indefinida.

“(Algunos pocos) consideraron que se justificaba fijar una fecha para el fin (del programa) en anticipación a nuevos progresos en torno a un ajuste sostenido en la senda de inflación, gracias a expectativas de crecimiento mejores a lo previsto, menores riesgos y condiciones financieras favorables para la economía real”, dijeron las minutas de la reunión del 26 de octubre.

“También se expresaron algunas preocupaciones respecto a que la naturaleza indefinida del programa de compras de activos pudiera generar expectativas de más extensiones (en las compras)”, añadió el texto.

Las autoridades que no estuvieron de acuerdo argumentaron que incluso aunque los mercados no anticiparan un final evidente de las compras de activos, la reacción sería limitada y que, en cualquier caso, la economía de la zona euro podía resistir condiciones financieras más ajustadas en vista de su sólido crecimiento.

Y en una otra señal de las posturas divergentes, algunas autoridades dijeron que el BCE debería dejar de vincular sus compras de activos a la senda inflacionaria y en su lugar hacer referencia directa a su orientación central de política monetaria.

Fuentes han dicho previamente que los funcionarios del BCE estaban en general de acuerdo en que, a menos que se produzca una fuerte agitación financiera, el programa de compras de activos debería finalizar a fines del próximo año. (Con información de Reuters)

 

tfo/MFH

CARGANDO...