#PorElPlaneta

Tiburones punta blanca, muestra de prístina naturaleza de Isla del Coco

Tiburón punta blanca en Isla del Coco, Costa Rica

Tiburón punta blanca en Isla del Coco, Costa Rica (Noticieros Televisa/Por el Planeta)

La Isla del Coco, la última frontera de Costa Rica, es una de las reservas marinas más importantes del Pacífico tropical oriental. Se trata de un laboratorio natural de la vida marina, con mil 668 especies con un alto grado de endemismo. Desde las especies más pequeñas hasta los grandes predadores. Este es el verdadero tesoro escondido de la Isla del Coco.

Los tiburones punta blanca prefieren descansar en el fondo arenoso. A simple vista parecen estar tranquilos. Son los únicos tiburones que pueden dejar de nadar para descansar. Son capaces de bombear agua sobre sus branquias, lo que les permite permanecer inmóviles.

Miden poco más de un metro y medio de longitud, su cuerpo es delgado. La cabeza ancha y corta. Se aprecian apéndices tubulares junto a los orificios de la nariz. Llaman la atención sus ojos ovalados con pupilas verticales. La punta blanca de las aletas dorsal y caudal, es su principal rasgo.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, se encuentran en estado vulnerable.

“La isla de Cocos es la isla de los tiburones y del comportamiento normal, natural, sin ningún estímulo de nada. Aquí ves a los tiburones exactamente como son en su medio ambiente”, dice Manuel Lazcano, director de fotografía submarina.

Se ha estudiado a la población de tiburones punta blanca en la Bahía de Chatham, frente al Islote de Manuelita. Se estima que sólo en esta área existiría una población de más de 400 tiburones punta blanca de arrecife.

Preparamos una inmersión nocturna. A esta hora, el mejor sitio es “Manuelita Garden”, donde todo está a punto de suceder.

Tiburones punta blanca en Isla del Coco, Costa Rica
Tiburones punta blanca en Isla del Coco, Costa Rica (Noticieros Televisa/Por el Planeta)

Es el momento de mayor actividad de los tiburones punta blanca. Y lo que le vamos a mostrar revela la vida salvaje de la Isla del Coco.

Al encender las luces, los tiburones punta blanca buscan de manera frenética a sus presas, como si se tratara de un frenesí, en un impulso que no puede contenerse.

“Ese pez que está nadando al lado de ellos durante el día es su presa durante la noche”, explica Manuel Lazcano, director de fotografía submarina.

Son imágenes de Manuel Lazcano y Ofer Ketter. A los punta blanca no les importa nuestra presencia. Paso sobre el frenesí y observo que lo único que les interesa es encontrar a la presa.

Registramos este sorprendente comportamiento desde diferentes ángulos mientras el arrecife pareciera volverse un caos.

Mañana, los nuevos piratas de la Isla del Tesoro.

Con información de Alberto Tinoco

MLV

comentarios
CARGANDO...