Volcán Agung en Bali entra en ‘fase crítica’; evacuan a 75 mil personas

Volcán Agung entra en "fase crítica"; evacuan a 75 mil personas

Un refugio temporal para las personas que viven cerca del monte Agung, un volcán en el nivel de alerta de erupción en Bali, Indonesia (Reuters)

La alerta de erupción del volcán Agung en la isla indonesia de Bali ha entrado en “una fase crítica” debido a su creciente actividad sísmica y el número de evacuados ha aumentado a más de 75 mil, indicó la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BPBD, en indonesio).

“El Monte Agung entra ahora en una fase crítica. Aunque se determinó el nivel de alerta 4 (el máximo) desde el viernes pasado, no hay garantía de que el volcán entre en erupción”, dijo el director de información de la BPBD, Sutopo Purwo Nugroho.

“La actividad volcánica continúa aumentando. El movimiento del magma hacia la superficie también aumenta”, añadió Nugroho en un comunicado.

El puesto de observación del monte Agung registró ayer 547 terremotos volcánicos superficiales, una cifra que se ha más que cuadruplicado desde el viernes cuando se sintieron 119, lo que, junto a otros parámetros, corrobora la hipótesis de que el magma asciende.

La BPBD estima que cerca de 80 mil residentes viven dentro de la ya prácticamente vacía zona de seguridad establecida en un radio de hasta 12 kilómetros alrededor del cráter en el distrito Karangasem, en el este de la isla y a unos 45 kilómetros de la capital provincial, Denpasar.

Los desplazados han sido distribuidos en más de 350 refugios en nueve distritos de la región y las autoridades intentan desalojar parte del ganado que supone la subsistencia de la población de la zona, que se dedica en su mayoría a la agricultura y ganadería.

Operarios de la Cruz Roja Indonesia colocaban este lunes carteles de advertencia a la entrada del perímetro y ofrecían asistencia médica a las personas acogidas en templos, escuelas y edificios gubernamentales que sirven de refugios improvisados.

Por su parte, las autoridades locales afirmaron que no hay peligro para los turistas y el aeropuerto internacional de Bali Ngurah Rai continúa operando con normalidad, aunque los expertos y embajadas advierten de posibles cancelaciones en vuelos si el volcán entra en erupción.

El BNBP indicó el jueves, en un comunicado, que los temblores actuales son similares a lo sucedido en ocasiones anteriores a la erupción del monte Agung en 1963, que duró casi un año y causó más de 1,100 muertos.

Bali es el principal destino turístico de Indonesia con una afluencia mensual de unos 200,000 turistas extranjeros, según datos oficiales.

El archipiélago indonesio se asienta dentro del denominado “Anillo de Fuego” del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

PRESIDENTE DE INDONESIA PIDE MINIMIZAR EL IMPACTO DE AGUNG

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, pidió en Bali, minimizar el impacto del volcán Agung, que ha entrado en “una fase crítica” y amenaza a la turística isla.

Widodo visitó varios centros de desplazados, entre ellos el de Swecapura, segundo más poblado con cerca de 3,800 refugiados y a 26 kilómetros del volcán.

“Pido a todos los residentes alrededor del volcán Agung que obedezcan las instrucciones de los oficiales, gobernadores, jefes de distrito y la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) para que todos podamos minimizar el impacto del volcán. Todos rezamos a Dios”, dijo Widodo en rueda de prensa durante la visita.

El mandatario habló con varios de los desplazados que duermen dentro del polideportivo de Swecapura y en grandes carpas en el exterior del recinto.

Tan solo horas antes de la visita presidencial, un terremoto de magnitud de 4.2 con epicentro cerca del cráter azotó la isla, el sismo volcánico de mayor intensidad registrado desde la alerta y que se sintió en el refugio, donde el presidente más tarde repartiría suministros.

Médicos y enfermeros han atendido sólo este martes a más de cien evacuados en Swecapura, según voluntarios de la carpa de atención médica.

“Esperamos que el presidente nos ayude, para que los niños puedan continuar educándose”, dijo Niluh Sakar, evacuada de 64 años que viene de un pueblo del subdistrito Selat, a 9 kilómetros del
volcán.

El director de información de la BNPB, Sutopo Purwo Nugroho, afirmó esta mañana en un comunicado que el volcán “entra ahora en una fase crítica” y que el movimiento del magma hacia la superficie aumenta.

Los parámetros registrados por el Centro de Vulcanología y Mitigación de Peligros Geológico (CVMPG) respecto al incremento en la intensidad y frecuencia de sismos, energía térmica, y volumen del volcán corroboran la hipótesis de que el magma asciende.

HVI

comentarios
CARGANDO...