Arranca la carrera presidencial surcoreana

Los estudiantes de la escuela primaria miran los carteles que muestran a candidatos para la elección presidencial en Seúl, Corea del Sur. (AP)

Los estudiantes de la escuela primaria miran los carteles que muestran a candidatos para la elección presidencial en Seúl, Corea del Sur. (AP)

En medio de las tensiones en la Península coreana, esta semana comenzó oficialmente el periodo electoral rumbo a la presidencia de Corea del Sur tras la destitución de Park Geun-hye, el pasado 10 de marzo, acusada de soborno y abuso de poder junto con su confidente Choi Soon-sil.

De los 15 candidatos registrados ante la Comisión Nacional Electoral, cinco son los que cuentan con posibilidades reales de llegar a ocupar la Casa Azul, entre ellos el candidato puntero en las preferencias de voto, Moon Jae-in, ex líder del extinto Partido Democrático Unido y ex candidato presidencial en 2012 por el mismo partido, donde fue vencido por la entonces candidata Park Geun-hye por tan sólo un millón 80 mil votos.

Moon, ahora candidato por el renombrado Partido Democrático, intentará por segunda ocasión ganar la presidencia surcoreana, respaldado tanto por la confianza que aún se mantiene a su partido en la Asamblea Nacional con la mayoría de escaños. Sin embargo, la decisión del profesor universitario Ahn Cheol-soo de contender por el Partido Popular, afiliación creada por el también médico, lo ha colocado en el segundo puesto en la intención del voto, principalmente el de los jóvenes, quienes ven en Ahn un ejemplo de perseverancia y éxito profesional.

El también empresario fundó y consolidó en 1995 una de las firmas más importantes en el mundo de la seguridad informática: “AhnLab”, con presencia en más de 20 países y creadora de uno de los antivirus más potentes en el mercado. Actualmente es el mayor accionista de la compañía, misma de la que dimitió en 2005.

De tendencia liberal, Ahn Cheol-soo sobresale de los cinco candidatos por ser el único sin experiencia en un cargo político, pues a pesar de llevar un lustro en el escenario de la política surcoreana, el otro catedrático renunció a las candidaturas para la alcaldía en Seúl en 2011 y para la presidencia en 2012.

No obstante su postura firme contra Corea del Norte en materia de seguridad y la probada eficiencia en sus productos informáticos para el país más conectado del mundo, han hecho que un elevado número de electores se incline hacia él.

En contraste, el desaparecido pero gobernante Partido Saenuri, llamado ahora Partido de la Libertad Surcoreana, sufrió el peor de los descalabros al situarse actualmente como la tercera fuerza política debido al escándalo presidencial.

Hong, es el único candidato conservador dentro de los contendientes en la carrera presidencial. No obstante el descontento de la sociedad por el gobierno derechista, aunado al carácter inflexible del ex líder del anteriormente llamado Partido Gran Nación, como se le conoció a Saenuri en 2011, tanto por sus políticas anti-norcoreanas como por ataques verbales contra sus rivales le han situado en una difícil situación para poder conservar el poder. Incluso provincias-bastiones de la derecha han mostrado por primera vez su rechazo al candidato promovido por el partido.

Tras la dimisión de importantes miembros y legisladores del Saenuri los disidentes decidieron crear el Partido Bareun, Partido Justo o de la Igualdad, el 25 de enero del 2017, colocándose como la cuarta opción política en el país.

Ex colaborador de la entonces lideresa del Gran Partido Nacional, Park Geun-hye, Yoo Seung-min, reconocido economista del Instituto de Desarrollo Surcoreano, fue el principal crítico de las políticas conservadoras de Park cuando asumió la presidencia, lo que provocó una ruptura y posterior disidencia del partido en el poder para volverse independiente y luego ser llamado a formar parte del partido de ideología centro-derechista. Los más recientes sondeos lo ubican con un 2% de intención de voto, al igual que la activista política y candidata presidencial por el Partido de la Justicia, Sim Sang-jeung.

La llamada “Dama de Hierro” de los progresistas, es conocida no tanto por su trayectoria política sino por su activismo en pro de los derechos de los trabajadores desde que ingresó a una fábrica en 1980. Ahí instó a diversas manifestaciones para exigir mayores salarios, lo que provocó su despido de esa y otras fábricas en las que trabajó durante la década de los ochenta, resultando que en 1985 fuera de las más buscadas por instigar a huelgas laborales.

De tendencia izquierdista, Sim Sang-jeung representa a las minorías que buscan alzar su voz en un país dominado por el conservadurismo y liberalismo, hechos que la podrían colocar hasta en último sitio en las presidenciales.

A menos de un mes de las elecciones, los principales candidatos intensificaron sus campañas tanto con visitas a las distintas provincias del territorio surcoreano como con propaganda y panfletos para los cuales la Comisión Nacional Electoral permitió un total de 93 mil carteles distribuidos en todo el país y la entrega de hasta 23 millones de volantes enviados por correo. Acciones que serán pagadas por los partidos políticos, pero reembolsables por la comisión al final de la jornada electoral del 9 de mayo si superan el 15% del voto escrutado.

 

Con información de Uriel Arellano.

RAMG

comentarios
CARGANDO...