#Terrorismo

Identifican a autor del atentado en Manchester como Salman Abedi

La bandera británica luce a media asta en el Parlamento de Westminster

La bandera británica luce a media asta en el Parlamento de Westminster. (Reuters)

La policía británica identificó este martes como Salman Abedi, un joven de 22 años, como el autor del atentado que dejó anoche 22 muertos y 59 heridos en Manchester (norte de Inglaterra).

El jefe de la policía de Manchester, Ian Hopkins, afirmó en una comparecencia ante los medios que las fuerzas de seguridad buscan ahora determinar si actuó en solitario o contó con una red de apoyos.

El mando policial indicó que los restos de Abedi todavía no han sido reconocidos de forma oficial por un juez forense, por lo que rehusó aportar más detalles sobre él en esta etapa de la investigación.

Según la BBC, Abedi nació en Manchester, en una familia de origen libio y tenía al menos dos hermanos, también británicos.

El núcleo familiar vive en diversos domicilios en el barrio de Fallowfield, en el sur de Manchester, donde la Policía realizó hoy un registro, informó el canal público.

Vecinos del inmueble donde se produjo esa inspección describieron a la cadena británica que la familia ondeaba banderas libias en ciertas ocasiones.

Un joven de 23 años detenido en las inmediaciones de un supermercado en el suroeste de Manchester es hasta ahora el único arresto en relación con el ataque, que se produjo al término de un concierto de la estadounidense Ariana Grande.

Hopkins confirmó que se han registrado dos domicilios en el área de Manchester y en uno de ellos se llevó a cabo una explosión controlada para poder acceder a la vivienda.

El jefe de la Policía advirtió asimismo sobre las “especulaciones” en las redes sociales sobre los nombres de las víctimas de la explosión.

“Aceptamos que esto es inevitable, pero pedimos a la gente que deje que sea la Policía y el juez forense quienes publiquen los nombres, una vez las familias estén listas y cuenten con el apoyo necesario”, afirmó.

Hasta ahora hay tres víctimas mortales identificadas: una niña de 8 años, Saffie Rose Roussos, una joven estudiante de 18, Georgina Callander, y un joven de 26, John Atkinson.

Al menos 22 personas murieron y 59 resultaron heridas cuando un atacante suicida detonó un artefacto explosivo al final de un recital de la cantante estadounidense Ariana Grande en la ciudad británica de Manchester, en lo que la primera ministra Theresa May calificó como un hecho deleznable contra niños y jóvenes.

El Estado Islámico (EI), al que fuerzas armadas apoyadas por Occidente están combatiendo en Siria e Irak, dijo que perpetró el ataque. Pero algunos expertos desestimaban esa información ya que no había evidencia de relación directa con el grupo insurgente y porque las declaraciones de EI discrepaban con los informes de la policía local.

La fuerza de seguridad reportó que un joven de 23 años había sido detenido en vinculación con el ataque, perpetrado en la noche del lunes cuando miles de personas, muchos de ellos niños y adolescentes, se retiraban del concierto de Grande, que tiene una gran cantidad de seguidores jóvenes en todo el mundo.

En declaraciones tras una reunión de emergencia con jefes de seguridad e inteligencia, May dijo que la Policía creía ya tener identificado al atacante. El atentado se produjo menos de tres semanas antes de una elección nacional en Reino Unido.

“Todos los actos de terrorismo son cobardes (…) Pero este ataque se destaca por su horrenda y repugnante cobardía al apuntar deliberadamente contra niños y jóvenes inocentes e indefensos que debían estar disfrutando una de las noches más memorables de sus vidas”, dijo la primera ministra británica.

La ciudad del norte de Inglaterra seguía en alerta, dotada con oficiales armados adicionales, mientras que el alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que se había ordenado el despliegue de más policías en las calles de la capital británica.

El ataque del lunes fue el más letal en el país desde que cuatro musulmanes británicos causaron la muerte de 52 personas en actos coordinados con bombas contra el sistema de transporte de Londres en julio del 2005. Países desde Estados Unidos hasta Japón evaluaban reforzar la seguridad en teatros, estadios deportivos y centros de eventos tras el hecho.

Ataques en París, Niza, Bruselas, San Petersburgo, Berlín y Londres en los últimos años han conmocionado a los europeos, ya atemorizados por los desafíos que implica una masiva inmigración y la expansión del radicalismo islamista dentro de sus propias fronteras. Estado Islámico ha jurado varias veces vengarse de la participación occidental en las guerras de Siria e Irak.

HORROR EN EL CONCIERTO

Testigos relataron el horror tras la explosión en Manchester, que provocó una estampida al final de la presentación de Grande en el estadio techado más grande de Europa, cuya capacidad para 21.000 personas estaba a tope.

Un video publicado en Twitter mostró a seguidores de la cantante, muchos de ellos jóvenes, gritando y huyendo del lugar. Decenas de padres buscaban desesperadamente a sus hijos, publicando fotos y pidiendo información en las redes sociales.

“Estábamos saliendo, nos encontrábamos junto a la puerta cuando se produjo una gran explosión y todo el mundo estaba gritando”, relató Catherine Macfarlane.

“Fue una gran explosión. Lo sentí en el pecho. Fue caótico. Todo el mundo corría y gritaba y trataba de salir del lugar”.

Ariana Grande, de 23 años, escribió más tarde en Twitter: “Destrozada, desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho, no tengo palabras”.

Los líderes del mundo expresaron su solidaridad a May, mientras que decenas de estrellas de la música y el deporte manifestaron su pesar por lo ocurrido.

El Estado Islámico, que se adjudicó el ataque en su cuenta del servicio de mensajería Telegram, pareció contradecir la descripción de la policía británica de un atacante suicida ligado al hecho. Partidarios de EI celebraron la explosión en las redes sociales y algunos instaron a realizar ataques similares en otros lugares.

Gran Bretaña se encuentra en el nivel de alerta “severo”, el segundo más alto, lo que significa que un ataque de militantes es considerado altamente probable. En marzo, un auto arrolló a varios transeúntes y un hombre apuñaló a un policía cerca del Parlamento de Londres, hechos en los que cinco personas murieron y otras 40 resultaron heridas.

Con información de EFE y Reuters

AAE

 

comentarios
CARGANDO...