#Francia

Hollande se despide de Merkel en una cena entre amigos

La canciller alemana Angela Merkel da la bienvenida al presidente francés François Hollande tras su llegada a Berlín, Alemania (Reuters)

La canciller alemana Angela Merkel da la bienvenida al presidente francés François Hollande tras su llegada a Berlín, Alemania (Reuters)

La canciller alemana, Angela Merkel, recibió este lunes al presidente francés, Francois Hollande, en el último encuentro entre ambos líderes del eje franco-alemán y aliviada por la amplia victoria electoral del europeista Emmanuel Macron sobre la ultraderechista Marine Le Pen.

“Hemos trabajado bien juntos, a pesar de proceder de familias políticas distintas”, afirmó la canciller, preguntada por su reunión con Hollande, en una conferencia de prensa en la sede de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido que preside desde el año 2000.

Merkel destacó el apoyo recibido del socialista francés en los cinco años en que han compartido el liderazgo del eje, puntal de la política exterior alemana, y deseó al presidente saliente “todo lo mejor” para su futuro.

Sus declaraciones se produjeron horas antes de la llegada a Berlín de Hollande para mantener el encuentro, seguido de una cena privada con la canciller, último capítulo para un dúo que no llegó a cuajar como el que formaron Merkel y Nicolas Sarkozy -que hasta generó el apodo “Merkozy”-, pero que tampoco rechinó.

La cena de hoy recuerda a la que compartió también en noviembre con el anterior presidente estadounidense, Barack Obama, unos días después de la victoria en las urnas de Donald Trump, solo que ahora el relevo en el importante aliado lo protagoniza el candidato anhelado por Berlín.

La comparecencia de Merkel ante los medios debía haberse centrado en el triunfo de la CDU en las regionales celebradas ayer en el “Land” de Schleswig-Holstein (junto a la frontera con Dinamarca), pero la mayoría de las preguntas se dirigieron a la etapa que abre con Macron.

“No me cabe la menor duda de que vamos a seguir trabajando juntos y bien, como hasta ahora”, dijo ante la insistente cuestión de qué debe esperar el eje franco-alemán con Macron, a quien Merkel confía en ver “muy pronto” en la Cancillería. Macron es el cuarto presidente francés con quien compartirá Merkel el eje franco-alemán, tras los conservadores Jacques Chirac y Sarkozy y el socialista Hollande.

El presidente electo es un político que ha llevado la “esperanza” a millones de franceses y a muchos alemanes y europeos, destacó Merkel sobre Macron, a quien había recibido ya en marzo en Berlín, pese a no pertenecer a su “familia” política.

El alivio ante su victoria frente a Le Pen sucede a los numerosos mensajes de apoyo lanzados por Berlín a esa candidatura, desde que quedó claro que él era la alternativa al mazazo que habría supuesto un triunfo del ultraderechista Frente Nacional.

Minutos después de cerrar los colegios electorales en Francia y de saltar las primeras proyecciones, el portavoz gubernamental, Steffen Seibert, colgó un tuit felicitando al vencedor, a lo que siguió unas dos horas después un comunicado informando de la primera llamada de Merkel al presidente electo.

En medio hubo una declaración del ministro de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, que en Alemania ha sido relacionada con la campaña electoral para las próximas generales.

Gabriel defendió la necesidad de que Berlín apoye a Macron, que acabe con la línea de la estricta austeridad y la “ortodoxia fiscal”, que deje de “señalar con el dedo” y ponga en marcha un plan germano-alemán de inversiones.

“No veo razones para cambiar nuestra política”, afirmó Merkel tras apuntar que no ha oído “ninguna crítica” de Macron al Pacto de Estabilidad y recordar que los socios europeos ya mostraron en los años pasados “flexibilidad” hacia Francia. “Lo que necesita Francia son resultados”, continuó la canciller, para subrayar que hay que esperar a que el presidente presente su programa de reformas y que ahí se sabrá “cómo apoyarlas”.

Sobre las críticas expresadas en campaña por el ahora presidente electo al superávit exportador alemán, Merkel destacó que el motor económico del país es el consumo interno y señaló que se prevé que ese superávit, que responde “en parte a la calidad de sus productos”, baje algo en los próximos años.

Fuentes de Exteriores aclararon que la propuesta de Gabriel de crear un fondo de inversiones franco-alemán era del ministro -no del Gobierno-.

Gabriel renunció a ser el candidato del SPD en la lucha por la Cancillería a favor del expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, pero al parecer se “siente” aún en campaña.

Las declaraciones de ambos, la canciller y su segundo en el Gobierno, siguen a un domingo en que Merkel, sin ser candidata, obtuvo dos victorias: la de la CDU en Schleswig-Holstein, segunda etapa en la ronda de regionales previas a las generales, y la de Macron sobre la ultraderecha rupturista.

HVI

CARGANDO...