Hay claridad en principios, objetivos y límites para negociar con EU: Videgaray

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, en su reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson. (Getty Images)

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, en su reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson. (Getty Images)

México enfrenta el proceso de negociación con Estados Unidos “con mucha seguridad y con mucha confianza en nosotros mismos; no vamos a entrar en la negociación con miedo”, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, en el marco de la octagésima Convención Nacional Bancaria.

El canciller destacó que ha empezado el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “con gran claridad respecto a nuestros principios, con objetivos específicos, entendiendo que la agenda no la puede determinar sólo la contraparte, con claridad en lo que queremos cambiar y con los límites bien puestos. Si tenemos claridad en objetivos, principios y límites, podemos entrar en una negociación compleja”.

Detalló que, entre los principios, el primero es que “México es una nación soberana, así debemos vernos y hacerlo saber. Las decisiones de México las toma México y no aceptamos imposiciones”.

También trabajaremos con “respeto al Estado de Derecho, porque México no promueve la violación de las leyes y aplica protección en el tema de los migrantes”.

La negociación debe ser siempre constructiva, que sea de “ganar-ganar para las partes”, entendiendo que la negociación no se dará sólo entre dos actores, sino que es “una negociación trilateral”, en la que tendrán que estar presentes los participantes.

Por último, no se negociará sin el principio de “integralidad, estamos dispuestos a hablar de todo, pero de manera integral. Nada está acordado hasta que todo esté acordado”.

El canciller destacó que la relación con Estados Unidos es la más amplia y la más compleja que tiene México y no se puede entrar a la negociación sin tener claros los objetivos que se persiguen, “que fueron fijados por el presidente desde mediados de enero y que han estado presentes en cada una de las reuniones que hemos sostenido con los representantes de Estados Unidos”.

Los objetivos del equipo de negociación, dijo, empiezan por el “respeto los derechos humanos de los migrantes; no permitiremos que se viole la libertad de la persona, el debido proceso, y no vamos a titubear en la defensa ante instancias internacionales”.

La política migratoria, afirmó el canciller, “debe ser coordinada”. Reconoció que la administración de Barack Obama fue líder en deportaciones a México, pero se hizo respetando “protocolos, acuerdos de repatriación que deben permitir que México reciba de manera funcionalmente operable a los migrantes”.

El canciller destacó que México tiene claro que se requiere invertir en el desarrollo de Centroamérica, “particularmente Guatemala, Honduras y El Salvador, que expulsan migrantes con la idea de llegar a Estados Unidos, cuyas cifras superaron los 400 mil en 2016”. De acuerdo con Videgaray, la dinámica de migración hacambiado y hoy “son más los centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos”, mientras que “México recibe más mexicanos de los que salen. Somos un país de tránsito”, por lo que, “si sólo apostamos al control, ignoramos las causas fundamentales”.

Por otro lado, México apuesta por un “libre comercio que permita que ganen todos, incluyendo los trabajadores. No podemos tener un modelo que se base en los bajos salarios”.

Además, destacó, es importante para México “proteger las inversiones que han llegado bajo un marco de reglas”, porque cambiar las reglas “a la mitad del camino, puede significar pérdidas para los inversionistas”.

Finalmente, en materia de objetivos, “México aspira a tender puentes, no muros; buscamos fronteras eficientes que faciliten el comercio internacional”.

Con estas cosas claras, dijo Luis Videgaray, “tenemos que entender que enfrentamos una circunstancia inédita. La relación que ha sido prioritaria se vuelve determinante”.

De lo que se decida, “de cómo se resuelva el diálogo se determinará la convivencia y la vida económica de México en las próximas décadas”.

Subrayó que “desde el centro del poder en Estados Unidos se cuestionan muchas de las cosas que dábamos por hecho y que habían sido construidas por el propio Estados Unidos”, como la ONU, la OMC, el libre comercio, “ahora se cuestiona a las instituciones y a las políticas que han sido consenso, a las instituciones globales que han tenido como pilar, a partir de la posguerra, a Estados Unidos”.

Luis Videgaray destacó que México se siente agraviado con el trato y las expresiones de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, “y ese sentimiento es parte de la realidad”.

Destacó, además, que prevalece la incertidumbre, “porque hay empresas que dejan de comprar cosas necesarias porque pesa la incertidumbre”.

Afirmó que desde el gobierno se entiende la prioridad del tema, “hay un enorme debate sobre cómo abordar el problema, cuál debe ser la estrategia”.

En este momento, vale la pena preguntarse “cómo enfrenta el reto el gobierno de México, en primer lugar, entendiendo que en este momento debemos diversificar la relación con el mundo”.

El canciller subrayó que para México “siempre ha sido importante abrir mercados, pero hoy esto se vuelve más importante, la primera respuesta es estar en el resto del mundo, reforzar, hacer más profunda la relación comercial y la relación política”.

Destaco la relación con América Latina, “México es y siempre será latinoamericano y debemos actuar con mayor presencia en la región”. Recordó la alianza con Chile, Perú y Colombia, “94% es libre de aranceles, hemos eliminado las visas, pero también negociamos acuerdos comerciales con Argentina y Brasil”.

“En segundo lugar, está la región de Asia Pacífico, donde México invirtió muchas horas en la creación del TPP, un acuerdo que se muere, porque no tenía sentido sin Estados Unidos”, afirmó, pero subrayó que se buscará expandir la relación comercial con otros países de la región. “Los candidatos naturales son países que eran parte del TPP.”

Con Europa, “estamos en plena modernización del acuerdo comercial y seguimos trabajando con países como Japón, Corea, China, socios comerciales importantes para nosotros”.

En el tiempo que lleva Donald Trump en el gobierno, “México es de los países que tiene más diálogo con Estados Unidos, que nos permite abordar todos los temas, las contrapartes trabajan continuamente. El secretario de Hacienda se ha reunido un par de veces con el secretario del Tesoro; el secretario de Economía fue el primero en reunirse con el secretario del Comercio de Estados Unidos”.

El canciller destacó que, si bien ha existido una comunicación clara, “hoy en México hay un agravio que sólo podremos superarlo con los hechos, tenemos que trabajar para que en la relación ganemos todos, que superemos agravios a partir de acuerdos”

 

 

 

tfo

comentarios
CARGANDO...