Hasta el 2% de la población pudo haber muerto por el Síndrome del Corazón Roto

El ‘Síndrome del Corazón Roto’ es muy similar a un infarto. (Getty Images, archivo)

El ‘Síndrome del Corazón Roto’ es muy similar a un infarto. (Getty Images, archivo)

La frase “de amor nadie se muere”, no es del todo cierta.

Se calcula que entre el 1 y el 2% de la población fallecida por un ataque cardiaco, fue detonado por un estrés emocional, a esto se le conoce como ‘Síndrome de Corazón Roto’.

“Efectivamente hay amores que matan. En el sentido emocional, es cuando alguien dice: me rompiste el corazón. Sin embargo, eso ahora se ha vuelto un síndrome porque lo han llevado al cuerpo, entonces las personas empiezan a tener sintomatología real con la sensación de que les va a dar un infarto”, explicó Michelle Charlier, jefa de la Unidad de Salud mental del Hospital Juárez de México

El ‘Síndrome del Corazón Roto’ es muy similar a un infarto, los síntomas van desde: presencia de dolor generalmente en la parte central del pecho y se puede extender al brazo izquierdo, falta de aire, sudoración intensa y presencia de nausea o vómito.

“Médicamente nosotros lo conocemos como una disfunción ventricular izquierda transitoria, son cambios que se presentan en la contractilidad del corazón”, agregó la especialista.

En la mayoría de los casos, éste síndrome se presenta después de una impresión negativa como: la muerte de un familiar, una pelea, un divorcio, o una ruptura amorosa y es más común en mujeres que en hombres.

La psicología lo atribuye al ritmo acelerado en el que se desenvuelve la sociedad actual.

“Yo te puedo hablar de que más del 80% de las personas que acuden al consultorio, son por situaciones de rupturas amorosas en donde se están viendo cada vez más. Insisto, en esta época donde con tanta modernidad virtual, pues las relaciones se dan mucho más fácil, y truenan mucho más fácil”.

Los especialistas advierten que de no canalizar adecuadamente las emociones, la incidencia de este síndrome podría incrementar en las próximas generaciones.

Con información de Farah Reachi

AGHO

comentarios
CARGANDO...