EU exigirá responsabilidades a Rusia sobre acuerdo de paz en Ucrania: Pence

Pence también aseguró a sus aliados europeos que Washington "apoya con firmeza" la OTAN. (AP)

Pence también aseguró a sus aliados europeos que Washington "apoya con firmeza" la OTAN. (AP)

El vicepresidente de la Unión Americana, Mike Pence, prometió que Estados Unidos “exigirá responsabilidades a Rusia”, al mismo tiempo que Trump busca terreno común con Moscú en las primeras semanas de su mandato.

En un discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich, Pence también aseguró a sus aliados europeos que Washington “apoya con firmeza” la OTAN. Estados Unidos “será inquebrantable” en su compromiso con alianzas transatlánticas como la OTAN, añadió.

En su primer viaje al extranjero como vicepresidente, Pence intentó tranquilizar a los aliados en Europa preocupados por la agresiva actitud de Rusia y alarmados por varias declaraciones positivas de Trump sobre el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Su discurso ante diplomáticos y responsables de seguridad pretendía además calmar a los socios internacionales que temen que Trump pueda fomentar las tendencias aislacionistas.

Pence dijo que Estados Unidos reclamará que Rusia cumpla el acuerdo de paz de 2015 sobre el este de Ucrania que se firmó en Minsk, Bielorrusia, y que pretendía poner fin a la violencia.

“Sepan esto: Estados Unidos seguirá exigiendo responsabilidades a Rusia, incluso al tiempo que buscamos nuevo terreno común, algo que como saben el presidente Trump cree que puede hacerse”, dijo el vicepresidente.

Tras su discurso, Pence tenía previsto reunirse con la canciller de Alemania, Angela Merkel, que hizo otro discurso antes. Merkel insistió en la necesidad de mantener las alianzas internacionales y dijo a los asistentes, con Pence sentado a unos pocos metros, que la OTAN “va en interés de Estados Unidos”.

También tenía planificada una reunión con los líderes de los países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, y con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, cuatro países que afrontan la amenaza de incursiones rusas, junto con el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim.

La gira de Pence, que incluye una parada en Bruselas el domingo y el lunes, se produce en un momento de preocupación en Europa por la agresividad de Rusia, las relaciones de Trump con Putin y que el nuevo presidente pueda fomentar el aislacionismo a través de su lema de “Estados Unidos primero”.

“El vicepresidente envió mensajes tranquilizadores a través de su propio compromiso, pero no ha bastado pasar disipar el temor que se ve en muchos lugares de Europa”, dijo Jeff Rathke, miembro del Center for Strategic and International Studies. “Estados Unidos y Europa enfrentan desafíos tan graves que sólo aumenta el deseo que más claridad por parte de Washington”.

También la posición de Pence dentro de su gobierno estaba bajo escrutinio tras la reciente destitución del asesor de seguridad nacional de Trump, el general retirado Michael Flynn. Flynn fue obligado a renunciar el lunes tras reportes de que había desinformado a Pence sobre sus contactos con un diplomático ruso, de los que el vicepresidente supo a través de los medios unas dos semanas después de que el presidente fuera informado.

Se esperaba que Pence se reuniera también con los gobiernos de Irak y Afganistán, donde Estados Unidos está inmerso en dos guerras distintas. Trump ha dejado clara su intención de derrotar al grupo extremista Estado Islámico. Pero también ha dicho que Estados Unidos podría tener una segunda oportunidad de conseguir petróleo iraquí como compensación por sus esfuerzos en el devastado país, una idea rechazada de plano por el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, que se reunirá con el vicepresidente.

Por otro lado, las restricciones migratorias ordenadas por Trump causaron descontento en varios países de mayoría musulmana afectados por la orden, que ahora está paralizada en los tribunales. Uno de ellos es Irak, estrecho aliado en la lucha contra la milicia radical EI.

Los aliados de Estados Unidos buscaban pistas en Múnich sobre cómo espera el gobierno de Trump tratar con Rusia tras la salida de Flynn, las pesquisas en Estados Unidos sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales y los elogios de Trump hacia Putin.

Los países europeos en la frontera con Rusia temen una aproximación de Washington y Moscú, después de que Trump sugiriera que podrían suavizarse las sanciones impuestas a Moscú por anexionarse Crimea a cambio de un acuerdo de armas nucleares, y de que el presidente se refiriera a la OTAN como “obsoleta” en una entrevista antes de su investidura. Trump ha suavizado después el tono y ha hablado sobre la importancia de la OTAN en llamadas con líderes extranjeros.

La OTAN, u Organización del Tratado del Atlántico Norte, es una alianza militar de democracias europeas y norteamericanas creada tras la II Guerra Mundial para fortalecer la cooperación internacional como contrapeso al auge de la Unión Soviética. En 2014, la alianza de 28 miembros creó una fuerza de reacción rápida para proteger a sus miembros más vulnerables ante una confrontación con Rusia.

 

Con información de AP.

 

RMT

comentarios
CARGANDO...