EU evalúa su participación en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley. (EFE)

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, afirmó este martes que el Gobierno del presidente Donald Trump “evalúa cuidadosamente” su participación en el Consejo de Derechos Humanos y el papel de su país en este órgano.

Como ustedes saben, Estados Unidos mira atentamente a este Consejo y su participación en el mismo”, señaló Haley durante su intervención en la trigésima quinta sesión de este organismo de defensa de las libertades fundamentales de la ONU en el mundo.

Haley, que tiene rango de ministra, adelantó que en su discurso hoy en el Graduate Institute de Ginebra, propondrá “ideas para hacer el Consejo de Derechos Humanos (CDH) más eficaz, que rinda más cuentas y que responda más” a graves situaciones de abusos de derechos humanos en el mundo.

Estados Unidos, dijo, está fuertemente convencida de la necesidad de que se protejan y promuevan los derechos humanos y de que el respeto por los mismos está profundamente entrelazado con la paz y la seguridad.

“Las violaciones y los abusos de los derechos humanos a menudo son detonantes de la inestabilidad y el conflicto”, recalcó Haley.

En este sentido señaló que, mientras que el Consejo de Derechos Humanos se dedica a los derechos humanos, “todos los entes de la ONU, incluido el Consejo de Seguridad, deben trabajar para hacer frente a las violaciones y los abusos como parte de su labor.

La embajadora de Estados Unidos en este sentido el CDH “debe hacer frente” al “rápido deterioro” de los derechos humanos en Venezuela, y ese país, si no puede solucionar la grave crisis política, social y económica, “renunciar voluntariamente a su silla hasta que pueda tener su propia casa en orden”.

Ser un miembro de este Consejo es un privilegio y a ningún país que es un violador de los derechos humanos debería permitirse estar sentado en la mesa” de este foro multilateral, recalcó.

En el ámbito de la postura crítica de la Administración Trump hacia el Consejo de Derechos Humanos “es difícil de entender” que este órgano de la ONU “no haya considerado nunca una resolución sobre Venezuela”, mientras ha adoptado cinco declaraciones “sesgadas” sobre un solo país en su sesión de marzo pasado: Israel.

“Es esencial que el Consejo solucione su sesgo crónico anti-Israel si quiere tener alguna credibilidad”, sostuvo Haley.

También consideró “crucial” que en esta sesión el Consejo adopte “las resoluciones más fuertes posibles” sobre la situación de los derechos humanos crítica en Siria, la República Democrática del Congo, Eritrea, Bielorrusia y Ucrania, y que haga seguimientos para prevenir “más violaciones y abusos en estos países”.

“Las resoluciones del Consejo pueden dar esperanza a quienes luchan por la justicia, la democracia y los derechos humanos, y pueden allanar el camino a la rendición de cuentas”, añadió.

Haley también urgió a todos los miembros del Consejo a apoyar la participación “sin represalias” de la sociedad civil en este foro, y prometió seguir alzando la voz en favor de los derechos igualitarios de las mujeres y promoviendo una resolución de condena a la violencia y la discriminación de las mismas y exigiendo medidas decisivas para eliminar la trata de blancas.

 

AAE

CARGANDO...