La primavera entra al Templo de las Siete Muñecas en Yucatán

A las seis de la mañana, el sol quedó en el centro del edificio para formar el rostro del Dios Chaac (Twitter/@CulturYucatan)

A las seis de la mañana, el sol quedó en el centro del edificio para formar el rostro del Dios Chaac (Twitter/@CulturYucatan)

Ya es primavera en México y Kin, el Dios Sol de los mayas, iluminó la zona arqueológica de Dzibilchaltún en Yucatán de una manera diferente.

Los rayos del sol entraron al Templo de las Siete Muñecas en la zona arqueológica de Dzibilchaltún, en Yucatán.

Llegó para despedir al invierno y dar paso a la primavera que este 2017 entró a México a las 4:28 de este lunes.

En Dzibilchaltún que significa “escrituras sobre piedras planas” el Dios Sol inició su juego de luz y sombras a las 5:30 de la mañana, sus rayos entraron por la ventana del edificio considerado un calendario de piedra.

El Templo de las Siete Muñecas es un edificio construido hace más de mil años basado en la observación y su precisión para marcar el inició de los solsticios y equinoccios, consiste en la conjugación de la arquitectura, matemáticas y astronomía realizado por los mayas.

“Lo que nosotros estamos presenciando en una relación geográfica, arquitectónica con el cuerpo celeste. El sol queda enmarcado por los cuatro umbrales del Templo de las Siete Muñecas”, señaló Ilán Vit Suzan, director de la zona arqueológica de Dzibilchaltún.

A las seis de la mañana, el sol quedó en el centro del edificio para formar el rostro del Dios Chaac, el dios de la lluvia y con ello fecundó la tierra.

A las 6:20 de la mañana, el Dios Sol salió del templo maya.

Un fenómeno arqueoastronómico en el que Kin que se puede observar debido a la posición del templo de las siete muñecas respecto a la posición del sol.

La próxima ves que será posible observar este espectáculo natural será el 21 de septiembre, día del equinoccio de otoño.

Con información de Alejandro Sánchez

MAP

CARGANDO...