Estados Unidos corta financiación al Fondo de Población de la ONU

El Fondo de Población ha logrado reducir la mortalidad materna en lugares como Irak, Nepal, Sudán, Siria, Filipinas, Ucrania y Yemen. (Reuters, archivo)

El Fondo de Población ha logrado reducir la mortalidad materna en lugares como Irak, Nepal, Sudán, Siria, Filipinas, Ucrania y Yemen. (Reuters, archivo)

Estados Unidos decidió cortar toda su financiación al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) con el argumento de que apoya un programa de abortos forzados en China, algo que la agencia negó este martes categóricamente.

“El UNFPA rechaza esta afirmación, dado que todo su trabajo promueve los derechos humanos de individuos y parejas para que tomen sus propias decisiones, libres de coacción o discriminación”, señaló el Fondo en un comunicado.

La decisión fue comunicada este lunes al Senado estadounidense mediante una carta del Departamento de Estado y supone el primer gran recorte del Gobierno de Donald Trump a organismos de Naciones Unidas.

En el pasado, Estados Unidos ya había dejado de financiar a esta agencia por decisión de Ejecutivos republicanos, mientras que el apoyo se recuperaba tradicionalmente con administraciones demócratas.

El Fondo, especializado en planificación familiar y salud reproductiva, es desde hace años blanco de las críticas de políticos conservadores y organizaciones religiosas en el país.

Entre otras cosas, estos grupos acusan al UNFPA de apoyar y participar en la gestión de un programa de abortos forzados y esterilizaciones involuntarias en China.

Esa afirmación es “errónea”, según insiste el Fondo, que subraya que los países de la ONU han descrito desde hace mucho su trabajo en China como “una fuerza para el bien”.

En un comunicado emitido este martes, el UNFPA lamentó la decisión del gobierno del presidente Donald Trump de negar cualquier financiamiento futuro para un trabajo que “salva vidas en todo el mundo.

La decisión de Estados Unidos sigue a otra tomada el pasado enero por Trump que prohíbe el uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

Anunciada por primera vez en la capital mexicana en una conferencia de la ONU en 1984, esa prohibición ha sido muy critica por organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras (MSF), que consideran que sólo lleva a que haya más abortos no seguros.

En el caso del UNFPA, Estados Unidos era hasta ahora uno de los principales contribuyentes a su presupuesto y el Fondo recordó que las aportaciones de Washington han permitido por ejemplo combatir la violencia de género y reducir la mortalidad materna en lugares como Irak, Nepal, Sudán, Siria, Filipinas, Ucrania y Yemen.

“Siempre hemos valorado a Estados Unidos como un socio fiable y un líder para ayudar a asegurar que todo embarazo sea deseado, que todo nacimiento sea seguro y que todos los jóvenes desarrollen todo su potencial”.

En ese sentido, expresó la esperanza de poder continuar con su trabajo con Estados Unidos para abordar estas preocupaciones globales y restablecer su asociación para salvar vidas de mujeres y niñas en el mundo, en el marco de los objetivos globales de desarrollo.

De acuerdo con organismos civiles, el financiamiento estadunidense para el UNFPA logró prevenir en 2016 unos 320 mil embarazos no deseados en el mundo y evitó 100 mil abortos inseguros al garantizar que unas 800 mil personas tuvieran acceso a métodos de anticoncepción.

Registros públicos señalan que el UNFPA recibió en 2015 contribuciones de Estados Unidos por encima de los 75 millones de dólares, con lo que este país se ubicó como el cuarto donante más importante para esta institución.

La Coalición Internacional para la Salud de la Mujer, un grupo con sede en Nueva York, señaló en un comunicado que la decisión de la administración Trump fue “un duro golpe para la agencia más importante del mundo para la salud reproductiva.

 

Con información de agencias EFE y Notimex

 

AAE

comentarios
CARGANDO...