#Trump

Estados Unidos aprobará el oleoducto Keystone XL

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, no aceptó la construcción del oleoducto Keystone XL.

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, no aceptó la construcción del oleoducto Keystone XL. (AP)

El gobierno del presidente Donald Trump aprobará el viernes el oleoducto Keystone XL, dijeron este jueves funcionarios de alto rango, con lo cual terminan años de demora a un proyecto que ha servido como foco de tensión en el debate nacional sobre cambio climático.

El Departamento de Estado recomendará que el oleoducto es por el interés de Estados Unidos, lo que allana el camino para que la Casa Blanca otorgue un permiso presidencial a TransCanada para construir el oleoducto con costo de 8 mil millones de dólares, señalaron dos funcionarios. Se trata de un tajante cambio de rumbo con respecto al gobierno de Barack Obama, el cual rechazó la construcción al considerarla contraria a los intereses nacionales.

Los funcionarios, quienes exigieron no ser identificados debido a que no están autorizados para hablar públicamente sobre la materia, dijeron que la recomendación del departamento de Estado y la aprobación final de la Casa Blanca ocurrirían el viernes.

La Casa Blanca rechazó comentar al respecto, y sólo dijo que ofrecería una actualización el viernes. Mark Toner, vocero del departamento de Estado, no reveló la decisión, pero dijo que la dependencia había reexaminado exhaustivamente Keystone después de que tomó una determinación contra el proyecto propuesto hace apenas dos años.

“Estamos analizando nuevos factores”, señaló Toner. “No quiero hablar de ellos hasta que hayamos alcanzad una decisión o conclusión”.

El oleoducto de 2 mil 736 kilómetros, como está vislumbrado, conduciría petróleo de las arenas de alquitrán en Alberta, Canadá, a refinerías a lo largo de la costa del golfo en Texas, pasando por Montana, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas y Oklahoma. El oleoducto conduciría aproximadamente 800 mil barriles de crudo diarios, más de una quinta parte del petróleo que Canadá exporta a Estados Unidos.

Defensores de la industria petrolera dicen que el oleoducto mejorará la seguridad de Estados Unidos en materia de energía y creará empleos. Quienes se oponen afirman que la creación de empleos será mínima y de corta duración, y que el oleoducto no ayudará al país en sus necesidades de energía porque el petróleo está destinado a la exportación.

FJMM

comentarios
CARGANDO...