Entregarán escritura del Teatro de la República el próximo 5 de febrero

Teatro de la República, ubicado en la ciudad de Querétaro.

Teatro de la República, ubicado en la ciudad de Querétaro. (Notimex, archivo)

Clásico y sobrio, es el histórico Teatro de la República, ubicado en el corazón de la ciudad de Querétaro.

“Aquí se ratifica la vocación republicana de México en cuanto a su sistema de Gobierno”, señaló Eduardo Ravel Urriola, investigador histórico.

“Es un monumento histórico, es un recinto que por su naturaleza y por lo que aquí ha acontecido pues respalda gran parte de la historia de nuestro país”, indicó Paulina Aguado Romero, secretaria de Cultura Querétaro.

Hace 100 años, por los pasillos del Teatro de la República caminaron los hombres ilustres que firmaron el documento que actualmente nos rige como ciudadanos, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Vinieron los diputados de todos los Estados de la República. Porque desde entonces ya se buscaba la transparencia en todo cuanto se hiciera para que no hubiera dudas, dijeron si nos quedamos aquí en este salón aparte que somos pocos, necesitamos testigos de calidad, la gente del pueblo”, explicó Eduardo Ravel Urriola, investigador histórico.

Cuenta la historia que Venustiano Carranza eligió a Querétaro como el lugar idóneo para ahí consolidar el proyecto democrático de Nación. Fue así que el Teatro de la República se constituyó como el Altar a la Patria.

“Venustiano Carranza dice, desde que empezamos esta lucha tuve la mira puesta en Querétaro, Querétaro es una ciudad pujante aparte de que tiene una historia tiene industria, tiene trabajo, hay manera de recibirnos para albergar a todos los que hemos llegado y esto lo dijo en noviembre de 1916”, añadió Eduardo Ravel Urriola, investigador histórico.

De estilo neoclásico y forrado con mármol queretano, el teatro de la República cuenta con una capacidad para 800 espectadores.

“Tiene lo que es el lunetario o patio, las plateas, palcos primeros, segundos y gayola, en palcos primeros está el balcón propio de la autoridad que es el lugar de honor. El escenario es muy grande, se hizo un telón en aquel entonces estaban representados la tragedia y la comedia. Se coloca el gran candil, un candil muy bello de estilo francés que pesa 840 y tantos kilos”, manifestó Eduardo Ravel Urriola, investigador histórico.

El teatro era propiedad de la Junta de Asistencia Privada Josefa Vergara, pero el pasado mes de diciembre, el Senado de la República lo compró y este 5 de febrero, dentro de la ceremonia de los 100 años de la Constitución Mexicana, se hará la entrega de las escrituras.

Con información de Bertha Alfaro.

Rar

CARGANDO...