#Trump

El rígido y rutinario protocolo vaticano para el encuentro del papa Francisco y Trump

El Vaticano se prepara para la llegada de Trump

El Vaticano intensifica medidas de seguridad ante las llegada de Trump. (AP)

La audiencia que el papa Francisco concederá mañana al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como la de cualquier Jefe de Estado y Gobierno, deja poco espacio a la sorpresa por la rigidez y rutina del protocolo.

Ya lo dijo el ex presidente estadounidense Barack Obama al despedirse del papa Francisco el 27 de marzo de 2014 tras ser recibido también en una audiencia: “Su santidad es quizá el único en el mundo que debe sufrir un protocolo peor que el mío”.

En todas las audiencias se repite el mismo patrón con poco espacio a las improvisaciones o sorpresas no deseadas. Ni siquiera con Francisco que ha habituado a los medios de comunicación a saltarse el protocolo.

Las reuniones e intercambios de mensajes para preparar el encuentro son múltiples, pero en el momento en el que se atraviesan los muros vaticanos se pone en marcha el mismo “guión” de la diplomacia para todos.

La delegación de Trump llegará al patio de San Dámaso en el interior del palacio pontificio, donde una bandera estadounidense presidirá una de las fachadas.

Allí le estará esperando el prefecto de la Casa pontifica y ex secretario personal del papa Benedicto XVI, el alemán Georg Gänswein, que saludará a Trump y a su esposa Melania y al resto de miembros de la delegación.

Les conducirá en un recorrido por los impresionantes pasillos cargados de frescos e historia hasta llegar a la Segunda Logia del palacio pontificio, donde se encuentra el apartamento pontificio.

Aunque Francisco ya no vive en esta área del palacio apostólico sino en la residencia Casa Santa Marta, es aquí donde se sigue recibiendo a los mandatarios.

Estarán escoltados en este recorrido por los “gentilhombres”, laicos, miembros de familias nobles y que en el pasado recibían este título como premio por servir al pontífice, y serán saludados a su paso por soldados de la Guardia Suiza.

Trump entrará en solitario a la Sala del Tronetto, donde el papa le saldrá a recibir y se producirá el primer encuentro con el tradicional: “Bienvenido presidente” y el apretón de manos ante losojos de un reducido número de periodistas y gráficos.

Aunque en esta ocasión, como sucedió con Obama, la televisión vaticana emitirá en directo los momentos públicos de la audiencia.

Ambos pasarán después a la Biblioteca, donde los medios de comunicación verán ya sentados a ambos ante un escritorio y tras algunos segundos la prensa será invitada a salir y se cerrarán las puertas y comenzará la reunión privada con el auxilio de un intérprete.

El sonido de un timbre indicará a los medios de comunicación que ha concluido la reunión y así se podrá calcular el tiempo que ha durado la audiencia, que en este caso se espera que no serán más de 20 minutos ya que al papa tiene después la celebración de la audiencia general de los miércoles.

La prensa podrá volver a acceder a la biblioteca para presenciar el intercambio de regalos entre el papa argentino y el presidente estadounidense y la presentación de las delegaciones, de la que formarán parte su esposa Melania, al igual que su hija mayor, Ivanka, y su yerno y colaborador, Jared Kushner.

Ambos se acercarán a una pequeña mesa donde se han dispuesto los dones que intercambiarán e irán explicando de qué se trata.

Este es el momento más distendido, cuando suelen producirse algunas anécdotas y se puede interpretar cómo ha ido la reunión.

Francisco suele entregar a los Jefes de Estado y Gobierno las copias de sus tres escritos principales: las encíclicas Evangelii Gaudium y Laudato Si y la exhortación Amoris Laetitia.

También les regala un medallón de bronce con alguna imagen bíblica que puede hacer referencia a la paz o la lucha contra la pobreza.

Después entrarán los miembros de las delegaciones que podrán saludar e intercambiar algunas palabras con el pontífice y se les entregará un rosario.

El papa acompañará después a Trump a la salida de la biblioteca y allí, como es tradición, se despedirán con un último mensaje o recomendación final.

 

AAE

 

comentarios
CARGANDO...