El mundo recuerda a García Márquez; hoy cumpliría 90 años

Gabriel García Márquez, escritor colombiano, durante una conversación denominada “Encuentro con la democracia” (Getty Images/archivo)

Gabriel García Márquez, escritor colombiano, durante una conversación denominada “Encuentro con la democracia” (Getty Images/archivo)

El escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982 y uno de los más destacados exponentes de la corriente del realismo mágico, representante del “boom latinoamericano, cumpliría este lunes 90 años.

Entre sus novelas más aclamadas figuran Cien años de soledad (1967), El amor en los tiempos de cólera (1985) El coronel no tiene quien le escriba (1961) y Crónica de una muerte anunciada (1981).

De acuerdo con el portal biografiasyvidas.com, Gabriel José García Márquez, su nombre completo, nació el 6 de marzo de 1927, en Aracataca, Colombia. Poco después de su nacimiento, sus padres se mudaron a Barranquilla y lo dejaron al cuidado de sus abuelos.

La educación de su abuelo, el coronel Nicolás Márquez, quien lo llevaba al circo y al cine, así como la de su abuela, Doña Tranquilina Iguarán, quien le contaba fábulas y leyendas familiares, marcaron el carácter y visión del futuro escritor con una mirada de fantasía.

Gabriel García Márquez saluda a aficionados y reporteros afuera de su casa en la Ciudad de México, en su cumpleaños 87 en 2014 (AP/archivo)
Gabriel García Márquez saluda a aficionados y reporteros afuera de su casa en la Ciudad de México, en su cumpleaños 87 en 2014 (AP/archivo)

Gabriel García Márquez saluda a aficionados y reporteros afuera de su casa en la Ciudad de México, en su cumpleaños 87 en 2014 (AP/archivo)

En 1936 murió su abuelo y el entonces niño de 11 años tuvo que mudarse con sus padres al puerto de Sucre. En 1940, gracias a una beca, ingresó en el internado del Liceo Nacional de Zipaquirá, donde tuvo como profesor de literatura a Carlos Julio Calderón Hermida.

En 1945 escribió unos sonetos y poemas octosílabos inspirados en una novia que tenía, los cuales son uno de los pocos intentos del escritor por versificar. Un año después terminó sus estudios básicos con magníficas calificaciones.

Escritores, políticos y hasta guerrilleros citan a Gabo como fuente de autoridad (AP)
Escritores, políticos y hasta guerrilleros citan a Gabo como fuente de autoridad (AP)

Según el sitio cervantes.es, en 1947 empezó a estudiar Derecho, carrera que abandonó para dedicarse al periodismo, y el 13 de septiembre de ese mismo año publicó su primer cuento, “La tercera resignación”, en el suplemente del diario El Espectador.

Su primera obra, La hojarasca, la publicó en 1955, mismo año en el que viajó a Europa por primera vez y se quedó allí cuatro años, viviendo en Ginebra, Roma y París. Durante esta época, Gabo escribió El coronel no tiene quien le escriba y La mala hora.

Su estancia en Europa le permitió ver América Latina desde otra perspectiva, le señaló las diferencias entre los distintos países latinoamericanos y tomó además mucho material para escribir cuentos acerca de los latinos que vivían en la ciudad luz.

A finales de 1957 fue vinculado a la revista Momento y viajó a Venezuela, donde pudo ser testigo de los últimos momentos de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez.

En 1960 vivió seis meses en Cuba y al año siguiente se trasladó a Nueva York. Tras recorrer el sur de Estados Unidos cambió su residencia a México, donde colaboró en las revistas La Familia y Sucesos, de las cuales fue director.

También escribió guiones de cine, por ejemplo El gallo de oro (1963), basado en un cuento de Juan Rulfo (1917-1986) y que García Márquez adaptó en compañía del escritor Carlos Fuentes (1928-2012), integrante también del “boom latinoamericano”.

En 1966, García Márquez comenzó el arduo trabajo de escribir una novela, que según comentó en su momento la idea le llegó mientras viajaba de la Ciudad de México al puerto de Acapulco, y tras 18 meses de sentarse más de ocho horas diarias al frente de su máquina de escribir, terminó Cien años de soledad.

La aclamada novela es una metáfora en la que narra la historia de la familia Buendía y el mundo mágico de Macondo. Desde la fundación del pueblo hasta la completa extinción de la estirpe, se cuenta la historia colombiana desde la época del Libertador Bolívar hasta los años 30 del siglo XX, según algunos expertos.

Después del éxito de Cien años de soledad, García Márquez se estableció en Barcelona y pasó temporadas en Bogotá, México, Cartagena y La Habana. Durante las tres siguientes décadas escribiría cuatro novelas más y se publicarían tres volúmenes de cuentos y dos relatos.

En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura y más adelante escribió El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989) y Doce cuentos peregrinos (1992). En ese tiempo participó también en la fundación de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba).

Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura de 1982 (Getty Images)
Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura de 1982 (Getty Images)

Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura de 1982 (Getty Images)

Sus últimas obras publicadas son Memoria de mis putas tristes (2004) y Yo no vengo a decir un discurso (2010). Gabriel García Márquez murió el 17 de abril de 2014 en México, país que había elegido para residir en las últimas décadas.

GABO, EL CAMINO AL MITO

Gabo, como se le conoce popularmente, va camino al mito: el nuevo billete de 50,000 pesos (unos 17 dólares) lleva el retrato del nobel colombiano, una nueva ficción televisiva narrará su vida y los grafitis con su emblema toman las ciudades de Colombia.

La urna que contiene las cenizas de Gabriel García Márquez, en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, en 2014 (AP/archivo)
La urna que contiene las cenizas de Gabriel García Márquez, en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, en 2014 (AP/archivo)

La urna que contiene las cenizas de Gabriel García Márquez, en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, en 2014 (AP/archivo)

En el camino hacia la mitificación, escritores, políticos y hasta guerrilleros citan a Gabo como fuente de autoridad, mientras que los periodistas no se cansan de iniciar un relato con la fórmula Crónica de una noticia anunciada.

Con información de agencias

HVI

comentarios
CARGANDO...