Ejercicio y juegos mentales retrasan el Alzheimer, dice neuróloga

Personas disfrutan de una partida de dominó; los juegos mentales y el ejercicio retrasan la aparición de Alzheimer, afirma neuróloga

Personas disfrutan de una partida de dominó; los juegos mentales y el ejercicio retrasan la aparición de Alzheimer, afirma neuróloga. (NTX, archivo)

La especialista adscrita al servicio de Neurología del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco, Nayeli Alejandra Sánchez Rosales, indicó que una alimentación balanceada, la actividad física y los ejercicios mentales retrasan el Alzheimer.

Apuntó que pese a que la demencia tipo Alzheimer tiene un fuerte componente genético, se ha comprobado durante los últimos años que la enfermedad se desarrolla también de manera espontánea, por factores asociados al estilo de vida.

Sánchez Rosales recomendó a la población cuidar su alimentación, su condición física y estimular su intelecto con ejercicios de memoria, matemáticos y del lenguaje.

Comentó que evitar el consumo de tabaco, azúcares refinadas, grasas, sal y productos enlatados, sumado a la práctica de ejercicio físico y mental, interviene en la velocidad con la que aparece el Alzheimer y otro tipo de demencias.

A su vez, el investigador adscrito al Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS Jalisco, Genaro Gabriel Ortiz, dijo que “influyen las formas saludables de vivir y de comer, eso tenemos que cuidarlo mucho e incentivar a que la gente tenga buena alimentación, que practique ejercicio, que tenga suficientes horas de sueño”.

Expresó en que esta afección significa un problema de salud pública en todo el mundo, dada su incidencia de 9.9 millones de casos nuevos al año, uno nuevo cada tres segundos, en promedio, “sólo entre 5% y 10% tendrían un comprobado origen genético y el resto sería esporádico”.

El experto manifestó que el incremento de casos tiene que ver con el aumento en la esperanza de vida, “a mayor edad, mayor probabilidad de presentar una demencia tipo Alzheimer”.

Aunque esta patología no tiene cura, “mejorar los hábitos desde la juventud incide en una mejor condición orgánica al llegar a la última etapa de la vida y en que acudir de manera temprana con un médico deriva en un tratamiento que retrasa años y hasta décadas el desarrollo del Alzheimer”, explico.

“Incluso, cuando ya inició la pérdida cognitiva, modificar la dieta, realizar actividad física y ejercicios mentales como el ajedrez, la lectura, el aprendizaje de otro idioma, por ejemplo, es benéfico para mejorar el estado de salud del paciente”, apuntó.

BLR

comentarios
CARGANDO...