Nube tóxica del 11-S genera enfermedades cardiacas en la actualidad

Nube tóxica del 11-S genera enfermedades cardiacas en la actualidad

El World Trade Center al colapsarse después de un ataque terrorista contra los edificios emblemáticos de Nueva York, el martes 11 de septiembre de 2001 (AP/Archivo)

Una nube, causada por el colapso de las torres gemelas y la excavación en la zona cero, transportaba productos químicos como las sustancias perfluoroalquinas o PFAS, una clase de elementos utilizados para fabricar quita manchas, antiadherentes o impermeables.

Muchas partículas de polvo trajeron tales productos químicos a las casas de neoyorquinos. Un estudio revela que la exposición a las sustancias PFAS después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 podría estar ligada a niveles anormales de colesterol en adolescentes y adultos jóvenes que eran niños cuando las torres cayeron.

Ese colesterol alto puede ser un factor de riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. El estudio fue publicado en la revista Environment International

Sabemos en otros estudios, no de la exposición del World Trade Center, que los niveles de estos PFAS se han asociado con aumentos en el colesterol. Por lo tanto, no somos los primeros en mostrar una asociación de PFAS con colesterol”, dijo el autor principal del estudio, Leonardo Trasande, epidemiólogo de salud y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

El 11 de septiembre de 2011 alrededor de 25 mil niños menores de 18 años vivían o asistían a la escuela en el bajo Manhattan, cerca del World Trade Center.

Estudios independientes han relacionado el polvo de los ataques del 11 de septiembre con altas tasas de asma en niños que viven cerca del sitio, así como los impactos psicológicos como el trastorno de estrés postraumático.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del Mundo del Centro de Salud del Programa de Salud ofrece monitoreo médico y tratamiento para los sobrevivientes que estaban en Nueva York durante los ataques.

Además, el Registro de Salud del World Trade Center, con sede en el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York, fue desarrollado para rastrear y evaluar los efectos a corto y largo plazo de la salud física y mental del 11-S. Casi 3,200 de sus afiliados tenían menos de 18 años el 11 de septiembre.

Con información de CNN

HVI

comentarios
CARGANDO...