Detienen a exjefe del Ejército argentino por secuestros

Milani pidió en junio de 2015 su pase a retiro por "razones estrictamente personales” (AP/Archivo)

Milani pidió en junio de 2015 su pase a retiro por "razones estrictamente personales” (AP/Archivo)

El exjefe del Ejército de Argentina César Milani (2013-2015) quedó detenido este viernes en La Rioja (norte) tras acudir a prestar declaración como imputado en un caso que investiga torturas y secuestros durante la última dictadura cívico militar (1976-1983).

Según informaron a Efe fuentes jurídicas, el juez Daniel Herrera Piedrabuena, titular del Juzgado Federal de La Rioja, dio la orden de detención al término de la comparecencia indagatoria, en un expediente en el que se acusa al general retirado de presunto allanamiento ilegal y privación ilegitima de libertad de dirigentes políticos durante la dictadura.

Milani se enteró que quedaba detenido una vez que le leyeron los elementos probatorios que lo involucran en la presunta participación en los secuestros y las torturas a dos hombres y a una mujer durante la última dictadura, cuando ejercía como oficial del Batallón de Ingenieros de Construcción 141 de esa provincia, publicó hoy la página web oficial de información fiscal.

Además de esta causa, Milani, jefe del Ejército durante el último Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), es investigado por su presunta participación en la desaparición del soldado Alberto Ledo, en la provincia de Tucumán (noroeste) en 1976-por lo que esta semana acudió declarar y negó los cargos- y por una causa por presunto enriquecimiento ilícito.

“Estamos contentos porque de alguna manera creemos que vamos en camino para que se haga verdaderamente justicia. Es un hecho auspicioso que Milani quede detenido”, dijo Ramón Olivera, una de las víctimas, en declaraciones al canal Todo Noticias.

El juez Herrera Piedrabuena investiga a Milani, que en 1977 prestaba servicios como subteniente del Ejército en La Rioja, por presuntas torturas a Ramón y Pedro Olivera, hijo y padre, respectivamente, y por el secuestro de este último.

Pedro Olivera fue secuestrado en su casa el 12 de marzo de 1977 y liberado dos días después.

Durante el cautiverio en el Instituto de Rehabilitación Social (IRS), sede de un centro clandestino de detención, fue torturado y presionado para que renunciara o se jubilara de su trabajo en la Municipalidad.

En medio de esa situación, sufrió un accidente cerebro vascular con hemiplejia que le paralizó el sector derecho de su cuerpo. Luego fue abandonado por los represores en la vereda de su domicilio.

Milani fue denunciado en 1979 por Ramón Olivera de haber participado en 1977 en un violento allanamiento a su casa en el que fue secuestrado su padre.

Ramón denunció además a Milani por estar presente y hostigarlo durante un interrogatorio judicial diez días después del allanamiento a su casa.

La fiscal federal de La Rioja, Virginia Miguel Carmona, precisó en declaraciones a la emisora Radio con Vos que en la causa también se investiga a Milani por el presunto secuestro de la joven Verónica Matta.

Matta reconoció a Milani cuando la detenían ilegalmente una noche de julio de 1976 y mientras torturaban a uno de sus compañeros de detención, gracias a que pudo observar por debajo de la venda que cubría sus ojos.

La víctima lo identificó muchos años después, cuando el nombre de Milani se hizo público, y se acercó a denunciarlo en 2014 en la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad.

“Se tratan de delitos graves, calificados como de lesa humanidad. El juez dispuso la detención para asegurar la comparecencia del imputado en la causa”, explicó la procuradora.

La fiscal señaló que durante la audiencia de hoy “el imputado habló pudo hacer su descargo, habló mucho y dio muchas explicaciones”.

Según Ramón Olivera, tras la orden de detención librada por el magistrado, el abogado de Milani, Gustavo Feldman, solicitó de inmediato la excarcelación del exjefe del Ejército, pedido sobre el que deberá expedirse primero la fiscal del caso y luego resolver el juez.

Milani pidió en junio de 2015 su pase a retiro por “razones estrictamente personales”.

Durante su año y medio como máximo responsable del Ejército, Milani había acumulado críticas y reclamos de renuncia por parte de la oposición y de múltiples organismos de derechos humanos debido a las investigaciones judiciales y acusaciones contra él por presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

JLR

comentarios
CARGANDO...