Daniel Ortega, ¿una nueva dictadura en Nicaragua?

Daniel Ortega asume cuarto mandato en Nicaragua. (AP)

Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo se convirtieron el martes en el primer matrimonio que gobierna Nicaragua con dominio total en los poderes del Estado, pero con amenazas económicas que vuelven sombrío el panorama para los próximos cinco años.

Ortega, fue investido para su cuarto mandato, de cinco años, y tercero consecutivo, está vez junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, algo inédito en la historia de Nicaragua.

Para algunos analistas, la dinastía Ortega-Murillo sustituye a la dinastía Somoza en Nicaragua, si bien el ahora presidente y líder sandinista luchó para derrocar al militar nicaragüense.

Ortega, un exguerrillero de 71 años que luchó para derrocar la dictadura de los Somoza, fue juramentado en La Plaza de la Revolución, en el antiguo centro de Managua, ante invitados extranjeros como la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, su par boliviano, Evo Molares y Choe Ryong-hae, el tercero al mando en Corea del Norte.

Como primer acto de su nuevo mandato, cedió la palabra a su esposa y nueva vicepresidenta Rosario Murillo. “Quiero decirles a las mujeres nicaragüenses que aquí estamos, vamos juntas adelante y tenemos el futuro por delante, ganando los espacios que nos merecemos”, dijo ella a la multitud.

Posteriormente, Ortega tomó la palabra y dijo que el triunfo que ha obtenido para seguir en el cargo obedece a la voluntad del pueblo de optar por la paz y dejar atrás la confrontación y el odio.

Asimismo, recordó que en 2007, cuando volvió al poder, había desconfianza sobre el rumbo que tomaría el Frente Sandinista de Liberación Nacional en el poder sin una guerra como la de los años 80. “Los empresarios y una parte del país tenía miedo de nuestro regreso porque venían las confiscaciones, la guerra, el caos, pero hemos demostrado que no es así”, añadió.

Ortega se comprometió a seguir trabajando en proyectos sociales y fortaleciendo el papel de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe.

Ortega y Murillo fueron electos en noviembre de 2016 con 72,5% de los votos. Su partido obtuvo 71 de los 92 escaños del parlamento unicameral, pero con un alto índice de abstención.

Ortega, reelecto por tercera vez consecutiva desde que volvió a la presidencia, es señalado de tener más poder que ningún otro gobierno, pues controla los diferentes poderes del Estado, la Contraloría, la Fiscalía, la Policía y el Ejército.

“Ha empezado una nueva dinastía”, afirmó a The Associated Press el disidente sandinista y sociólogo Oscar René Vargas, para quien el entorno económico será difícil para Ortega.

Entre 2007 y 2016 la cooperación venezolana sumó unos 4.800 millones de dólares que dieron lugar a que Ortega impulsara programas sociales que redujeron la pobreza de 45% a 29% según cifras oficiales avaladas por el Banco Mundial. Sin embargo, tras la caída de precios del crudo, el flujo de esa ayuda ha decrecido en más de 50%.

A ello se suma la posibilidad de que en Estados Unidos se apruebe una ley que podría bloquear préstamos de organismos financieros como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Ésta sería impulsada por congresistas que han hecho eco de las denuncias de la oposición sobre la falta de transparencia y competitividad en las elecciones.

“Es difícil saber qué va a pasar en los próximos cinco años debido a las señales contradictorias de Daniel Ortega. Imagínate que como bloque centroamericano se acaba de firmar un TLC con Corea del Sur y a la toma de posesión viene invitado el tercero al mando de Corea del Norte. Ese tipo de cosas nadie las puede explicar”, dijo a la AP el ex candidato presidencial Edmundo Jarquin.

Jarquín explicó que en lo económico, Ortega se ha desarrollado bien porque los números macroeconómicos se han mantenido sanos, pero que en la parte institucional ha habido un enorme retroceso porque se ha impuesto el estilo autoritario de la pareja.

Violeta Granera, dirigente del opositor del Frente Amplio por la Democracia, dijo que seguirán exigiendo que el país vuelva al cauce de la institucionalidad y el estado de derecho. “Aquí nada cambia. La abstención de noviembre fue un mensaje claro de la población que pide elecciones libres, transparentes, competitivas y observadas”, aseguró.

En cuanto a los problemas económicos que enfrentará Ortega en su nuevo mandato, encuestas locales destacan el desempleo, la carestía de la vida y la pobreza. Por último, está la inconformidad de los miles de campesinos que rechazan la construcción de un canal interoceánico que pretende competir con el panameño.

CON INFORMACIÓN DE AP Y EFE

AAE

comentarios
CARGANDO...