CNDH solicita medidas cautelares a Sedena, Semar, PGR y Segob por presunto espionaje

Fachada de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

Fachada de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Twitter @CNDH)

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que recibió un escrito de queja presentado por diversos periodistas y defensores de derechos humanos, en el que refieren que han sido víctimas de ataques informáticos de vigilancia a través de teléfonos celulares con un programa denominado “Pegasus”.

Este programa habría sido adquirido por distintas dependencias del Estado mexicano, entre ellas la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Secretaría de Marina (SEMAR), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional y la Procuraduría General de la República (PGR).

En la denuncia, los periodistas y activistas señalan que se vulneraron sus derechos humanos a la honra, intimidad, privacidad, a la dignidad y a no ser molestados, por lo que solicitaron la implementación de medidas cautelares.

La CNDH también tuvo conocimiento del reportaje publicado el pasado 19 de junio en el diario norteamericano The New York Times, que en su versión en español lleva por título “Somos los nuevos enemigos del Estado: el espionaje a activistas y periodistas en México”, así como del contenido del informe difundido ese mismo día por la Red en Defensa de los Derechos Digitales, Article19 (Oficina para México y Centroamérica) y la organización SocialTIC titulado “Gobierno espía, vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México”, donde mencionan los antecedentes del programa “Pegasus” y los casos documentados contra periodistas y organizaciones sociales.

Agregaron que algunas de las personas y organizaciones afectadas por el sistema de espionaje son el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. (Centro ProDH) y sus colaboradores, el periodista Carlos Loret de Mola, el Instituto Mexicano para la Competitividad y sus colaboradores, Aristegui Noticias y sus colaboradores, el director de la organización “El Poder del Consumidor”, así como María del Carmen Aristegui Flores y su hijo menor de edad, sin que exista una orden judicial que autorice la intervención telefónica, único medio legal para justificar este tipo de acciones.

La CNDH considera que al reunirse los requisitos de riesgo, urgencia e irreparabilidad del daño, sin prejuzgar sobre el fondo de los hechos, se solicitó a la Sedena, Semar, Segob y PGR implementar acciones para que en caso de poseer el sistema “Pegasus” o cualquier otro que se emplee para intervenir comunicaciones de aparatos telefónicos o computadoras, se abstengan de emplearlos contra periodistas, organizaciones de la sociedad civil y defensores de derechos humanos, así como contra cualquier otra persona contraviniendo el orden jurídico constitucional.

También pidió que en caso de haberse obtenido información mediante ese tipo de programas, se abstengan de utilizarla y difundirla, y sea valorada su legalidad por las instancias correspondientes, instruir a todas y todos los servidores públicos de esas dependencias a garantizar en todo momento el libre ejercicio de la libertad de expresión de medios de comunicación y periodistas, así como la labor de defensa de los derechos humanos de activistas y organizaciones de la sociedad civil, sin contravenir en ningún momento su derecho a la privacidad.

Adicionalmente, a la PGR se le requirió instruir al personal ministerial que conozca de las denuncias presentadas por los agraviados, para que realicen la investigación de los hechos con profesionalismo, exhaustividad, objetividad y diligencia.

La CNDH reitera que, si bien la intervención de las comunicaciones no está prohibida, la Constitución mexicana establece que la única vía legal para hacerlo es mediante una orden judicial. Contravenir ese mandato con el objetivo de conocer la vida personal y profesional, entorpecer o afectar la labor de periodistas y personas defensoras de derechos humanos, constituye una violación a derechos humanos y delito que debe ser investigado y sancionado.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos condena toda conducta que busque afectar la privacidad de las personas, pues afecta su intimidad y sus derechos humanos y estará atento a la investigación de las autoridades de procuración de justicia.

MLV

comentarios
CARGANDO...