CNDH debe investigar centros de arraigo en Chihuahua

CIUDAD DE MÉXICO, México, ago. 30, 2016.- El arraigo es un recurso para restringir la libertad de algunas personas sospechosas de haber participado en delitos específicamente de delincuencia organizada, explicó el primer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Ismael Eslava.

Al ser cuestionado acerca de la existencia de dos centros de detención en Chihuahua, uno en Ciudad Juárez y otro dentro de las instalaciones del C4 en la capital estatal, el funcionario afirmó que la figura del arraigo antes del delito ha sido cuestionada por muchas organizaciones defensoras de Derechos Humanos y más debe de cuestionarse cuando ocurre porque se agotó el tiempo procesal.

En estos centros de detención están arraigadas alrededor de 150 personas que llevaban dos años esperando proceso en las cárceles reglamentarias, pero cuando se terminó el tiempo que establece la ley, fueron transferidas a prisiones en las que, se quejan, están en peores condiciones que en prisión.

El arraigo, dijo el visitador, es contrario al nuevo modelo de justicia, y en el caso particular llama la atención que una persona sujeta a proceso penal sea trasladada de un centro de reclusión a un centro de arraigo para evitar su libertad, lo cual puede constituir una irregularidad.

Ante estos movimientos, dijo Ismael Eslava, la CNDH debe realizar las investigaciones correspondientes.

CARGANDO...