CNDH: 2016 no fue un buen año para los derechos humanos en México

El presidente, Enrique Peña Nieto, recibió del ombudsman, Luis Enrique González Pérez, el informe anual de actividades de la CNDH. (Presidencia de la República)

El presidente, Enrique Peña Nieto, recibió del ombudsman, Luis Enrique González Pérez, el informe anual de actividades de la CNDH. (Presidencia de la República)

En Los Pinos, el presidente, Enrique Peña Nieto, recibió del ombudsman, Luis Raúl González Pérez, el informe anual de actividades 2016 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

2016 no fue un buen año para los derechos humanos en México, la corrupción, la impunidad, y la falta de una efectiva rendición de cuentas, hizo patente la falta de ética y valores en diversas autoridades e instituciones. Ya sea por ineficiencias burocráticas o por una insolvencia ética de los servidores públicos, lo cierto es que esta situación ha fortalecido en la sociedad la percepción de que el cumplimiento y aplicación de la ley es algo discrecional y que los contenidos de las normas son objeto de negociación o una vía para concretar intereses particulares”, dijo Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH.

El presidente Peña Nieto aseguró que el compromiso de su gobierno con el respeto a los derechos humanos es firme e indeclinable.

(Presidencia de la República)
(Presidencia de la República)

(Presidencia de la República)

Advirtió que la mejor manera de garantizar la dignidad humana es aplicando la ley, y para que se aplique la ley, México requiere de instituciones fuertes.

“De ahí la necesidad de que sigamos fortaleciendo las instituciones y nuestro marco jurídico. Uno de los grandes pendientes es atender la demanda de las fuerzas armadas y avanzar hacia una ley que dé certeza a su actuar en materia de seguridad, es un tema relevante porque permitirá dar certidumbre a los ciudadanos y a nuestras instituciones armadas, mejorando nuestro orden legal de protección a los derechos humanos y en este punto quiero hacer un reconocimiento público a nuestras Fuerzas Armadas, ellas han asumido la protección de la sociedad frente a la violencia del crimen organizado”, aseveró el presidente Enrique Peña Nieto.

En contraste, el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, dijo que la existencia de un marco normativo que regule las tareas de seguridad que realizan las Fuerzas Armadas desde hace más de 10 años, no implica por sí mismo la solución a la inseguridad, violencia y falta de acceso a la justicia que enfrenta México.

“La participación de las Fuerzas Armadas en tareas vinculadas a la seguridad de las personas no es lo más deseable, como tampoco lo es la emisión de la ley que se ha planteado. La decisión sobre la conveniencia y necesidad de emitir una ley de Seguridad Interior requiere una discusión amplia, plural, informada e incluyente, en la que se aborde integralmente la situación que enfrenta nuestro país, las consecuencias, tanto positivas como negativas, que ha ocasionado la actividad de las Fuerzas Armadas y se escuche a la sociedad, a expertos, académicos, a quienes han sido víctimas de la violencia o de algún abuso de poder y a los propios miembros de nuestros institutos armados, a efecto de determinar la mejor hoja de ruta para que nuestro país supere esta problemática”, aseguró el ombudsman, Luis Raúl González Pérez.

El ombudsman denunció que en 2016 subsistieron en México prácticas graves como la tortura, las desapariciones forzadas o las ejecuciones arbitrarias.

(Presidencia de la República)
(Presidencia de la República)

Sentenció que el acceso a la verdad y la justicia son una mera aspiración para muchas víctimas que han emprendido por cuenta propia la búsqueda de sus seres queridos, lo que ha delineado una auténtica geografía del dolor y de la indiferencia en México.

Dijo también que en 2016 ser defensor de los derechos humanos o periodista siguió siendo un factor de riesgo.

“Muestra de ello son los 13 periodistas que fueron privados de la vida en 2016, tendencia que preocupantemente continúa en el año en curso con los homicidios y agresiones que se han registrado recientemente. Las agresiones y crímenes contra periodistas y defensores de los derechos humanos no pueden permanecer impunes”, apuntó el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez.

“Es inaceptable que una persona sea atacada por proteger a personas o por hacer uso de su libertad de expresión, un agravio a un periodista o a un defensor de derechos humanos es una afrenta a la sociedad en su conjunto, ante esta realidad, debemos hacer una revisión del diseño y operación de los mecanismos del Estado mexicano para la protección de periodistas y defensores de los derechos humanos”, destacó el presidente Enrique Peña Nieto.

Luis Raúl González Pérez destacó que es hora de un cambio ético en la vida institucional y pública de México, que debe pasar por ubicar a los derechos humanos como eje y parámetro de toda política pública.

Durante 2016, la CNDH emitió 72 recomendaciones, dirigidas a 55 autoridades, lo que significó un aumento del 20% frente a lo registrado en 2015.

Del conjunto de recomendaciones emitidas, sólo dos han sido cumplidas en su totalidad, 54 tienen pruebas de cumplimiento parcial y 14 han sido aceptadas sin que se tengan pruebas de cumplimiento.

 

Con información de Juan Sebastián Solís.

 

LLH

CARGANDO...