Caen despidos y subsidios por desempleo en Estados Unidos

Trabajadores en patio en construcción de departamentos de lujo

Trabajadores en patio en construcción de departamentos de lujo. (Getty Images/Archivo)

El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó la semana pasada, lo que apunta a una fortaleza del mercado laboral que probablemente mantendrá a la Reserva Federal encaminada a anunciar el mes próximo los planes para empezar a reducir su enorme cartera de bonos.

La solidez del mercado de trabajo también fue respaldada el jueves por otro reporte que mostró que los empleadores estadounidenses anunciaron en julio la menor cantidad de recortes de empleos en ocho meses. No obstante, una desaceleración del sector de servicios el mes pasado fue la mancha que opacó los alentadores pronósticos sobre la economía.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 5,000, a una cifra desestacionalizada de 240,000, en la semana que terminó el 29 de julio, dijo el Departamento de Trabajo. Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado una caída de las solicitudes a 242,000.

“El mercado laboral sigue sólido como un roble aun cuando no está generando salarios más altos y más inflación”, dijo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG en Nueva York. “La Fed puede seguir limpiando el estímulo brindado para combatir la crisis financiera y la recesión”, agregó.

Las solicitudes de subsidios por desempleo ahora se encuentran debajo del umbral de 300,000 asociado con un mercado laboral saludable desde hace 126 semanas consecutivas, la serie más larga desde 1970. Estados Unidos está cerca del pleno empleo, con una tasa de desocupación del 4.4 por ciento.

El promedio móvil de cuatro semanas, considerado una medición más precisa de las tendencias en el mercado de trabajo porque reduce la volatilidad semanal, bajó en 2,500 a 241,750 pedidos iniciales del subsidio, su nivel más bajo desde mayo.

Los analistas creen que la firmeza del mercado laboral alentará a la Fed a anunciar en septiembre el plan para comenzar a reducir su cartera de 4.2 billones de dólares en bonos del Tesoro y otros activos. Pero el banco central estadounidense demoraría hasta diciembre el tercer aumento del año en la tasa de interés debido a la baja inflación.

El dato de subsidios por desocupación no tiene injerencia en el esperado reporte de empleo de julio que el Gobierno de Estados Unidos publicará el viernes, ya que queda fuera del período analizado. Según un sondeo de Reuters, las nóminas no agrícolas habrían aumentado en 183,000 puestos de trabajo el mes pasado, tras un avance en 222,000 empleos en junio, mientras que la tasa de desocupación habría bajado a 4.3 por ciento.

El índice dólar, que mide su valor frente a una canasta de seis monedas, pasó a terreno negativo tras la publicación de datos a media mañana. Las acciones extendieron pérdidas y los precios de la deuda estadounidenses subieron luego de los reportes.

La consultora global Challenger, Gray & Christmas dijo que los empleadores con sede en Estados Unidos anunciaron 28,307 despidos el mes pasado, un 9% menos que en junio y la cifra más baja desde noviembre del 2016.

En tanto, un tercer reporte del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por su sigla en inglés) mostró que el índice de la actividad de servicios cayó a 53.9 en julio desde 57.4 el mes previo. Una lectura sobre el umbral de 50 indica expansión en el sector, que representa más de dos tercios de la economía estadounidense.

El Departamento de Comercio anunció también el jueves que los nuevos pedidos de bienes fabricados en Estados Unidos repuntaron en junio y registraron su mayor incremento en ocho meses, aunque el área manufacturera seguiría creciendo a un ritmo moderado ante la pérdida de impulso del sector energético.

mfh

CARGANDO...